.

MADRID, 23 (EUROPA PRESS)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) prevé que en 2010 la producción mundial de vacunas contra la gripe aviar pueda alcanzar los 4.500 millones de tratamientos anuales gracias a los últimos avances científicos y al incremento de la capacidad de producción de estos fármacos que la industria ha logrado en los últimos meses.

La primavera pasada, tanto ellos como los productores de la vacuna anunciaron que con la tecnología con la que contaban, podían producir «de inmediato» unos 100 millones de vacunas contra la gripe aviar. Según la doctora Marie-Paule Kieny, directora de Iniciativa para Investigación en Vacunas de la OMS, «con la capacidad de producción actual, comenzamos a tener una posición mucho mejor».

«No obstante, a pesar de este progreso importante, nuestra capacidad está aún por debajo de los 6.700 millones de vacunas que podrían necesitarse en un periodo de seis meses para proteger a la población mundial ante una eventual pandemia de gripe aviar», indicó la responsable de la OMS, que advirtió que los preparativos urgentes para enfrentar la enfermedad «deben continuar, junto al apoyo político y a la financiación», para salvar la distancia que aún existe entre la producción y la futura demanda.

Este año, la industria ha aumentado su capacidad de producción de la vacuna trivalente –válida para tres cepas del virus– contra la gripe estacional hasta alcanzar los 565 millones de dosis desde los 350 millones producidas en 2006, según la Federación Internacional de Productores y Asociaciones Farmacéuticas. Según los expertos en este campo, la capacidad de producción anual de vacunas contra la gripe estacional aumentará en 1.000 millones de dosis para 2010, previsión correspondiente a la demanda actual.

Esta situación puede ayudar a los productores a desarrollar cerca de 4.500 millones de vacunas contra una pandemia de gripe porque esta vacuna necesitaría una cantidad de antígeno, la sustancia que estimula la respuesta inmunológica, ocho veces más pequeña. La capacidad de producción de este fármaco está relacionada con la cantidad de antígeno que se solía usar para cada dosis de esta vacuna y los científicos han descubierto recientemente que pueden reducir la cantidad de esta sustancia que llevan las vacunas contra la gripe aviar usando otro tipo de elementos que aumentan la respuesta inmune.