.

BRUSELAS, 26 (EUROPA PRESS)

La Comisión Europea anunció hoy que ha decidido retrasar durante cuatro años, hasta abril de 2012, la aplicación de la ley que limita los niveles de campos electromagnéticos a los que pueden estar expuestos los trabajadores debido a que los máximos que contempla la norma que debía entrar en vigor el año que viene impediría el empleo de las imágenes de resonancia magnética (IRM, en inglés) que se emplean para detectar tumores cerebrales y otras enfermedades graves.

Bruselas indicó que los límites para los campos electromagnéticos se fijaron cuando la norma fue acordada en abril de 2006 en base a los conocimientos científicos que se tenía entonces sobre esta materia. Sin embargo, desde 2006 distintos sectores afectados por la ley, particularmente radiólogos, han venido advirtiendo a Bruselas de que los límites máximos de campos electromagnéticos que fija la nueva norma puede limitar la aplicación de la técnica IRM.

Ante estas notificaciones, la Comisión lanzó un estudio que se realiza en Reino Unido, Alemania, Bélgica y Francia sobre los problemas que puede suponer esta directiva para las IRM que estará listo en enero de 2008. Asimismo, en junio de este año las autoridades británicas publicaron otro informe en que indicaban que “la práctica de IRM podría efectivamente sufrir efectos negativos” con la nueva ley, que hizo que el comisario de Empleo y Asuntos Sociales, Vladimir Spidla, anunciara que el texto se modificará.

Bruselas reconoce que IRM es “actualmente la técnica más eficaz para la detección de tumores cerebrales y muchas otras patologías graves” y que de ella se valen alrededor de ocho millones de pacientes europeos al año. Se muestra “totalmente consciente de los beneficios considerables de la imagen por resonancia magnética así como de su inestimable utilidad para la salud pública” y recuerda que la UE ha destinado para 2007 seis millones de euros a la investigación de esta área.

Así, durante los cuatro años de plazo la Comisión investigará los efectos de esta directiva sobre la IRM y realizará modificaciones “sustanciales” de la misma para “garantizar la que los límites de exposición (a los campos electromagnéticos) no serán perjudiciales en la práctica de la IRM, al mismo tiempo que se asegura una protección apropiada del personal”.

Según dijo, la reevaluación se llevará a cabo “en todos los sectores donde el personal esté expuesto a campos electromagnéticos en el ejercicio de sus funciones”.