.

MADRID, 06 (EUROPA PRESS)

España se encuentra a la cola de Europa en conciliación de vida laboral y familiar, según explicó el director de investigación de la Fundación Europea para la mejora de las condiciones de vida y de trabajo, Enrique Fernández, en el transcuso de la mesa redonda “El reto de la conciliación” celebrada hoy durante el “II Congreso Nacional para racionalizar los horarios españoles” organizado por la Universidad San Pablo CEU de Madrid.

Las jornadas laborales españolas se caracterizan por ser “largas, rígidas y con poca disposición de tiempo parcial”, según datos proporcionados por esta agencia de la Unión Europea en coordinación con la dirección General de Empeo de la Comisión Europea (EWCS-2005).

La jornada laboral española tiene una duración media superior a la del resto de la Europa de los 15, ocupando el tercer puesto en este ránking. Sólo el 12% de los trabajadores españoles afirman que trabajan a tiempo parcial, un porcentaje que se invierte en los países más competitivos y desarrollados de Europa (en Holanda uno de cada dos trabajadores lo hace bajo esta modalidad). Para Enrique Fernández, “debería ofrecerse más trabajo a tiempo parcial en España” y dejar de relacionarlo con el “trabajo temporal y precario”.

El presidente de la red Iberoamericana de Trabajo con las Familias y ex delegado nacional de la Familia, Juan Reig Martín,insistió en que “el problema no está en la falta de legislación laboral sino en su incumplimiento”. Para Martín, la responsabilidad no es sólo del estado, de las empresas o de las propias familias sino que es necesario que se “aunen esfuerzos de todos los campos sociales” para que esta conciliación sea posible.

Para la coordinador del Obsevartorio de los Horarios Españoles, Yolanda Cano, resulta imprescindible que los trabajadores “conozcan sus derechos para poder reivindicarlos” y la conciliación debería poder realizarse tanto a través de “convenios colectivos como individualmente”.

El presidente del Grupo Alares, Javier Benavente, apuntó que la conciliación es una “nueva oportunidad estratégica” que las medianas y pequeñas empresas deberían aprovechar para diferenciarse y aumentar su competitividad.