.

MADRID, 10 (EUROPA PRESS)

Santiago de Chile acoge la Asamblea Mundial de Parlamentarios por la Vida con la participación de más de medio centenar de parlamentarios y gobernantes de 17 países. La reunión, que comenzó ayer viernes, se celebra en la Universidad de Santo Tomás con la participación de 400 asistentes, además de más de medio centenar de parlamentarios, alcaldes, concejales, representantes de asociaciones pro-vida y jóvenes universitarios.

Por parte española asistieron los diputados al Congreso Ángel Pintado, a quien mañana se le propondrá como unos de los vicepresidentes de la Asamblea, y José Eugenio Azpiroz quienes fueron los encargados de trasladar más de medio centenar de adhesiones de diputados y senadores españoles además de las de dieciséis parlamentarios italianos a favor de una auténtica cultura por la vida.

«Estamos contentos y esperanzados con la celebración de esta asamblea», indicó Azpiroz, diputado por Guipúzcoa, en declaraciones a Europa Press. Esta Asamblea «es un hecho fundacional importante, sin precedentes», destacó.

En el acto inaugural participaron, entre otros, Benjamín Correa de la Universidad Santo Tomás y los diputados chilenos Carlos Olivares y José Antonio Kast quienes, con el apoyo de dicha Universidad, fueron los artífices de la reunión de 61 diputados de cuatro partidos políticos diferentes que hace aproximadamente un año se unieron para rechazar una iniciativa legislativa que el Gobierno de Michelle Bachelet.

Era «gente de diversas ideas o sensibilidades políticas que compartía y comparte una defensa de la vida humana», explicó Azpiroz. «Ahora, un año después, hay representantes de 17 países, quince americanos y dos europeos, Portugal y España, que suman más de medio centenar de diputados o senadores que estamos representándonos y representando a otros compañeros y gente que piensa lo mismo», agregó.

Hoy día 10 se celebrará una intensa jornada de trabajo en la que los participantes se repartirán en tres comisiones: una para promover una legislación pro-vida, otra para prevenir una legislación anti vida y, la tercera, para revertir una legislación Anti Vida, según explica la propia Asamblea en un comunicado. Las tres concluirán con una ponencia del resultado de los trabajos en las Comisiones y la firma del compromiso por la vida.

«La asamblea está haciendo una valoración en primer lugar de la situación un poco pormenorizada de cada país. En sudamérica especialmente, algunos países se encuentran en el inicio de debates en relación al aborto. En otros está más maduro este debate, en otros en cambio está tipificado como delito», explicó Azpiroz.

«Se pretende aglutinar cada vez a más gente, más parlamentarios, representativos de más países para globalizar una cultura en pro de la vida, una cultura en positivo que irá poco a poco materializándose en iniciativas y propuestas para favorecer el derecho a la vida dentro del paquete de lo que se entiende por Derechos Humanos», agregó.

Una de las principales conclusiones, ya asumidas por los participantes en la primera jornada, es la necesidad de «abordar la política a favor de la vida desde la autentica transversalidad sin constituir monopolio de ningún partido político ya que se configura como una autentica estrategia a favor de la defensa de los Derechos Humanos donde pueden y deben estar personas y parlamentarios de diversas sensibilidades e ideologías, como ha sido el caso chileno, que ha propiciado la creación de esta Asamblea Internacional».