.

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 10 (EUROPA PRESS)

La coordinadora de la Fiscalía de Menores de la Audiencia de Pontevedra, María Encarnación Boullón, aseguró hoy que los centros escolares deberían «impedir absolutamente» el uso de móviles en sus recintos y que «los padres debería vigilar que sus hijos no llevaran» estos aparatos al colegio, lo que, resaltó, «contribuiría a que no se produjesen nuevos casos» de grabaciones de violencia escolar.

Así lo indicó la coordinadora en una entrevista concedida a El Faro de Vigo y recogida por Europa Press, en la que apuntó que si bien el grabar agresiones escolares con móviles «no es una práctica tan extendida», si «se trata de casos en los que no hay que bajar la guardia».

María Encarnación Boullón apuntó que últimamente sí han detectado «un incremento de las denuncias y expedientes por acoso o agresiones», pero no lo atribuyó a «un incremento de violencia en las aulas», sino a «que la población está más sensibilizada» y se trata de «asuntos que antes se quedaban en el ámbito escolar».

Asimismo, Boullón resaltó que el tramo de edad donde se dan un mayor número de delitos contra la integridad moral es el primer ciclo de secundaria –entre 12 y 14 años–, motivo por el cual, señaló, «muchas veces» no pueden intervenir al tratarse de menores de 14 años, «sería bueno que pudiésemos hacerlo», apuntó.

Además, la coordinadora señaló que en su definición de acoso como «una conducta grave reiterada de insultos, amenazas, agresiones, etc, realmente no hay muchos casos» ya que «la mayoría son simples peleas» que «deben ser evitados y castigados».

Finalmente, Boullón apuntó que «todas las conductas antisociales se deben a un problema de educación» por lo que instó a padres y profesores a «inculcar» a los jóvenes «valores como el respeto mutuo, la tolerancia y la no discriminación».