.

MADRID, 22 (EUROPA PRESS)

El paro ha vuelto a situarse como el principal problema de España, según el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), correspondiente al mes de octubre. Por detrás del desempleo aparecen, por este orden, la vivienda, la inmigración y el terrorismo, que se sitúa en un inusual cuarto puesto.

La encuesta, entregada hoy en el Congreso de los Diputados, se basa en 2.493 entrevistas personales y domiciliarias realizadas en 238 municipios de 50 provincias entre el 22 y el 29 de octubre y tiene un margen de error del más/menos 2 por ciento.

En concreto, el desempleo experimenta un incremento de casi 2,5 puntos respecto al sondeo de septiembre y es citado por el 37,4 por ciento de los entrevistados. El paro recupera así un puesto que no ocupaba desde el pasado mes de abril. Este ascenso ha coincidido con la presentación de la Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre del año, que situó la tasa de paro en el 8,03 por ciento.

Los 2,5 puntos que sube el paro son los mismos que baja la vivienda que, con un 34,9 por ciento de respuestas, abandona el primer puesto que había conquistado por primera vez en septiembre. La inmigración, por su parte, se anota un subida de 3,3 puntos, y asciende al tercer puesto.

Estos movimientos han dejado al terrorismo en un inhabitual cuarto lugar, con el 31,6 por ciento de contestaciones, un porcentaje similar al 31,9 que logró el pasado mes de mayo, cinco meses después del atentado que ETA perpetró en el aeropuerto de Barajas.

Donde no hay cambios es en la lista de problemas que más afectan personalmente a los ciudadanos, que sigue coronada por la vivienda (27 por ciento) y continúa con los problemas de índole económica (26,3 por ciento), el paro (19 por ciento) y los relacionados con la calidad del empleo (14 por ciento).

MALOS PRONÓSTICOS PARA POLÍTICA Y ECONOMIA.

El CIS también evalúa cómo perciben los ciudadanos la evolución política y económica y qué pronostica para el futuro. La encuesta desvela que el 38,4 juzga que la economía española está hoy peor que hace doce meses y que el 33,5 por ciento augura que continuará empeorando el año que viene. En el otro extremo se sitúa el 10,2 por ciento, que cree que ha mejorado y el 12,6 por ciento, que confía en que siga la misma línea en el futuro.

Respecto a la coyuntura política, el 26,8 por ciento percibe que ha empeorado respecto a finales de 2006, mientras que el 18,2 por ciento tiene el mismo mal presagio para dentro de un año. Los «optimistas» aparecen tras el 7,8 por ciento que sostiene que está mejor que hace un año y el 14,8 por ciento que prevé mejoras el año que viene.