.

El CNIO organiza unas jornadas para revisar las principales implicaciones éticas, legales y sociales de los bancos de tumores

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

La Ley 14/2007 de Investigación Biomédica regula, entre otras materias el uso de muestras humanas tumorales, de forma gratuita y consentida por el paciente, tanto en investigación científica como para el depósito en biobancos. En este sentido, el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) y el Instituto Roche organizaron hoy unas jornadas para revisar las principales implicaciones éticas, legales y sociales de los bancos de tumores y su implicación con la posterior Ley.

Los bancos de tumores son cerca de 50 en toda España. El propio CNIO cuenta con bancos ubicados en 20 hospitales de 8 comunidades autónomas. Estos bancos han encontrado en la nueva Ley un marco fijo de acción en el que poder relacionarse entre ellos permanentemente y realizar intercambios de muestras de forma gratuita y con acceso libre para científicos.

El doctor Manuel Morente, de la Red de Bancos de Tumores y presidente del Programa de Patología Molecular del CNIO, comentó que el vacío legal preexistente antes de la Ley era “incómodo”. “El nuevo marco legal es una herramienta fundamental tanto para la conservación de muestras como para su seguimiento científico posterior. Ahora no sólo unificamos tejidos de muestra entre los distintos bancos sino que además, le pedimos su consentimiento al paciente donante y le mantenemos informado de todas las variaciones que se hagan al respecto”.

La Ley permite, de por sí, utilizar la muestra pero buscando una implicación mayor en el paciente, además de su consentimiento explícito. Morente subrayó que en algún hospital del Reino Unido, “el 5 ó 6 por ciento de los pacientes preguntados rechazan dar el consentimiento de colaboración, pero en general, el paciente se fía de la comunidad científica y de lo que se vaya a hacer con su muestra”. En la mayoría de los casos, según el experto, lo que más se utiliza a la hora de buscar el consentimiento es que ese estudio de la muestra puede ayudar no solamente a él mismo, sino también a otros pacientes.

En cuanto a los aspectos éticos, la abogada Pilar Nicolás, catedrática en Derecho por la Universidad de Deusto, explicó que “hay muchas matizaciones al respecto, tantas como comunidades autónomas haya porque cada una regula las autorizaciones como quiera. En este aspecto, la Ley se puede modificar, pero el cuerpo es permanente”. Para unificar éticas entre las diferentes comunidades, el Centro Coordinador de los Comités Éticos estudia los diferentes casos de choques éticos que se puedan dar, aunque la Ley “unifica éticas, y estas a su vez, acercan la propia Ley al detalle de la realidad cotidiana”, subrayó la experta.

Por último, Manuel Morente destacó que la entrada en vigor de la nueva Ley, “ha hecho que se pierda un poco de tiempo en estudiarla y ponerla en práctica, pero no es criticable en ningún punto porque es la Ley de todos, y uno se debe amoldar a lo que el Gobierno ha establecido, no tiene sentido criticarla”. Además, puntualizó que más del 95 por ciento de la investigación de bancos se hace en el campo de los tumores y que éstas “van por muy buen camino”. “Copiaría la inversión estadounidense en investigaciones de tejido, pero nunca sus sistemas o métodos, en Europa todo está mejor estructurado”, sentenció.

Más noticias
Archivo de noticias sobre hogar, familia, salud, mascotas…