.

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

La efectividad de los fármacos depende de la hora del día en que se tomen, ya que no sólo puede multiplicar su eficacia sino que también puede ampliar sus efectos por más tiempo, según expertos del departamento de Bioingeniería de la Universidad de Vigo que defienden la cronoterapia como una corriente terapéutica consistente en la administración de tratamientos según los ritmos biológicos de cada persona.

En un comunicado remitido hoy por la universidad, la cronoterapia puede ser aplicada tanto en fármacos sencillos como una simple aspirina para el resfriado como en tratamientos complicados como los oncológicos. En este sentido, el director del Departamento de Bioingeniería y Cronobiología de la propia universidad, Ramón C. Hermida, explicó que la eficacia de los antiinflamatorios como la aspirina “aumenta cuando se administra por la noche”. Además, la tendencia “generalizada” en España de tomar la medicación por la mañana, “aunque a veces sí es conveniente, otras incluso puede resultar negativo”, añadió.

En el caso del resfriado, la ingesta de aspirina sería más eficaz por la noche, tanto en la mejora del mismo como en el aumento del efecto del fármaco dos horas más de lo habitual. Además, un estudio elaborado por científicos estadounidenses publicado en la revista “Proceedings of the First International Consultation on the Control of Acute Respiratory Infections” concluye que los adultos contraen entre 2 y 4 resfriados al año.

“Desde el punto de vista de la cronoterapia se ha demostrado que hay ventajas significativas aplicando cada fármaco en su momento justo del día, donde además de las mejoras físicas del paciente habría que añadir el ahorro que genera la ingesta temporalizada de los medicamentos”, concluyó Hermida.