.

SEVILLA, 23 (EUROPA PRESS)

Cuatro personas han sido imputadas en la denominada “Operación Toscana”, en la que la Guardia Civil desmanteló el pasado jueves en Málaga uno de los mayores negocios de venta de adelgazantes fraudulentos de España.

Uno de los imputados es el responsable de la empresa “Nutra Life International”, A. Benson, ciudadano de origen británico residente en Mijas, y los otros tres trabajadores de la compañía. De ellos, dos trabajaban en el “call center” ubicado en la calle Nicolás Salmerón de Málaga, desde donde se tramitaban los pedidos por teléfono para toda España, y el tercero en la nave industrial donde se almacenaba la mercancía, según explicó a Europa Press el portavoz de Facua, Rubén Sánchez.

Los imputados prestaron declaración el pasado viernes en Málaga por un presunto delito contra la salud pública, acusados de la venta de medicamentos ilegales con hormonas, en una operación en la que la Guardia Civil se incautó de 50.000 productos de más de 30 variedades.

El portavoz de Facua apuntó que “además de NLI, una de principales empresas en España dedicada a la venta de “productos milagro”, hay otras empresas de este sector en el punto de mira”, al tiempo que advirtió de la necesidad de identificar también a los fabricantes y aclaró que se trata de “un fraude de ámbito internacional”.

“El golpe contra Nutra Life no es más que el principio de lo que va a ocurrir en este sector a lo largo de 2008”, apuntó Sánchez, quien detalló que la citada empresa, cuyos productos costaban entre 30 y 130 euros, “hizo inversiones millonarias en publicidad, había periodos en los que se anunciaba toda semana”.

Por tanto, calculó que desde que iniciara su actividad en 2004, incluso antes con otras empresas de la trama, “el número de usuarios puede ascender a cientos de miles”, de modo que consideró que se trata de “uno de los mayores fraudes en materia de “pseudo-adelgazantes” de España cometido por una sola trama empresarial”.