.

La denunciante, alega, daños irreversibles y que la doctora, que también trató a su hijo, usó «adrede» el producto «prohibido»

JAÉN, 24 (EUROPA PRESS)

La acusación particular de Mercedes L. y Amador Z. solicita tres años y medio de prisión, 555.000 euros de indemnización y ocho años de inhabilitación en el ejercicio de su profesión para la doctora que supuestamente cometió dos delitos de lesiones por imprudencia al inyectarles aceite de silicona que les ha «destrozado al causarles «deformaciones irreversibles».

En el juicio, que estaba previsto para hoy en el juzgado de lo Penal número 2 de Jaén, la acusada, María Antonia C. declaró no estar de acuerdo con las imputaciones, si bien la vista oral finalmente quedó suspendida ante la petición del fiscal, que en este caso no acusa, pero realizó esta solicitud ante la incomparecencia de tres médicos que estaban citados como testigos para los que, además, pidió que pasasen a ser considerados peritos.

La defensa de la compañía aseguradora AMA, que tendría que hacerse cargo de la indemnización en concepto de responsabilidad civil, también pidió la suspensión del juicio al entender que en los años 2001 y 2002, cuando sucedieron los hechos, la póliza vigente no era la suya sino la de otra firma, por lo que solicitó al Colegio de Médicos el envío de los documentos, algo que, sin embargo, a día de hoy no se había producido.

Por su lado, y en declaraciones a los periodistas, Mercedes L. explicó que su pesadilla comenzó en 2001 cuando fue a la clínica que la acusada tenía en Jaén a hacerse un peeling. «Ella me decía que estaba muy delgadita y me convenció para que me inyectara en la cara un líquido que se iba a las dos semanas y me tranquilizaba a pesar de que yo decía que tuviera cuidado. No sabía lo que me puso hasta que la cara empezó a hincharse y me fui a la consulta para que me lo dijera. Era aceite de silicona», comentó.

Según afirmó, se trataba de un producto prohibido que le inyectó dos veces a más de 1.000 euros por sesión, cuyas consecuencias son «de por vida». «Tengo el maxilar inferior deformado y pronto empezarán a aparecer fístulas o, incluso, parálisis facial. Estoy destrozada tanto físicamente como psíquicamente, no me puedo hacer una fotografía ni mirarme al espejo porque me horroriza», aseguró.

30 CENTÍMETROS CÚBICOS.

Por ello, Mercedes L. afirmó que lo primero que pide para María Antonia C., de quien dijo que le consta inyectó a más personas líquido de silicona, es «que la penalicen», porque «lo hizo adrede» y está «tan contenta». «Es irreversible, he ido a muchos médicos estéticos y todos me echan para atrás. No pueden tocarme, no se atreven y por algo será, porque tengo 15 centímetros cúbicos de ese líquido en cada lado de la cara», subrayó.

La demandante, que añadió que su hijo, Amador Z., también está afectado por la misma causa, aunque en su caso las lesiones son menores, lamentó que el proceso esté siendo «agotador», aunque recalcó que ella no se va a cansar hasta que condenen a la doctora.

Por todo ello, la acusación particular considera a María Antonia C. autora de dos delitos de lesiones por imprudencia para los que pide tres años y seis meses de prisión, respectivamente, a lo que suma la petición de una indemnización de 360.000 euros en el caso de Mercedes L. y de 195.000 para su hijo. Asimismo, solicitó cuatro años de inhabilitación de su profesión por cada uno de ellos.