.

MÁLAGA, 10 (EUROPA PRESS)

Una mujer ha presentado una demanda contra una empresa de estética a la que le requiere una indemnización de casi 20.000 euros por los daños ocasionados en una pierna presuntamente a consecuencia de lo que considera una negligencia producida en una de las sesiones de depilación láser.

En la demanda, presentada a través del letrado Manuel Temboury y que ha sido admitida a trámite por el Juzgado de Primera Instancia número 3 de Málaga, según aseguraron fuentes judiciales, se pide el pago de 19.794 euros por los daños estéticos y sobre todo los morales que sufre la mujer.

La afectada contrató los servicios de la empresa para eliminar el vello de las piernas, iniciando las sesiones, que tenían un coste total de 2.100 euros, en marzo del pasado año 2007. De dicha cantidad, se abonaron 836 euros ese mismo mes y 416 en julio del mismo año.

En la sesión de agosto, la mujer informó a la persona que le estaba aplicando el tratamiento de que el dolor era excesivo en una pierna, por lo que le solicitó que revisara la intensidad del aparato, aunque la responsable del tratamiento le contestó que era normal.

Según la demanda, a la que tuvo acceso Europa Press, cuando terminó la sesión “comenzaron a aparecerle ampollas” en la extremidad, aunque la encargada le dijo que “desaparecerían al instante”. La afectada observó en ese momento cómo la operaria manipulaba el aparato “seguramente para bajar la intensidad”.

Una vez acabada la sesión por completo y “ante el fuerte dolor que sentía”, la mujer decidió ir al hospital Carlos Haya de la capital malagueña donde, indica el escrito, “se le diagnostican quemaduras de primer y segundo grado”, por lo que tuvo que estar de baja laboral durante 21 días.

Actualmente, presenta hipopigmentación residual en toda la pierna, es decir, manchas como lunares, “que le han cambiado los hábitos que realizaba hasta la fecha”. “El complejo que le crea el perjuicio estético que padece le ha generado un cuadro ansioso-depresivo”, señala la demanda, por lo que se encuentra en tratamiento actualmente.

Antes de presentar la demanda, la afectada presentó quejas ante Consumo, una denuncia penal y también dos reclamaciones ante la empresa, en las que ésta respondió que “no encuentra la existencia causal entre el tratamiento y las lesiones, algo que no es así por ser obvia la tipología de las secuelas”.