.

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

La práctica totalidad (el 95%) de las viviendas nuevas presentan la necesidad de realizar al menos diez reparaciones en el momento en que se entregan a sus compradores.

El precio de estas reparaciones está por encima de los 600 euros en un 40% de los casos. En otro 54% oscila entre los 300 y los 600 euros y sólo en un 6% es inferior a los 300 euros.

Así se desprende del estudio sobre la gestión de la postventa en el sector inmobiliario en España en 2007 realizado por la consultora técnica Acerta y difundido hoy.

El informe indica también que un 96% de los compradores de una vivienda nueva en España efectúa alguna reclamación tras la entrega de llaves, tasa que arroja un aumento de dos puntos respecto al porcentaje del año precedente.

La resolución de dichas incidencias lleva más de dos semanas en el 77% de los casos y sólo menos de una semana en un 4% de las reclamaciones.

Por tipo de incidencias, sólo un 5% afecta a la habitabilidad de la vivienda (humedades o fugas en la calefacción, entre otros). El resto están relacionados con factores estéticos.

No obstante, en un 60% de los casos, las reclamaciones por desperfectos estaban originadas por la mano de obra, y en un 15% con la calidad de los materiales empleados.

EN LA FASE FINAL DE OBRA.

En cualquier caso, la mayor parte de las reclamaciones realizadas por los compradores responden fundamentalmente a trabajos realizados durante la fase final del proceso de construcción de las viviendas, por lo que los problemas más frecuentes son los relativos a acabados aparentes, que son los que se realizan en la última fase de la construcción.

Las incidencias relacionadas con la pintura (30%), los soldados y alicatados, incluidos los solados de madera (25%), y la carpintería interior (24%) son los más frecuentes, siendo protagonistas de las reclamaciones en un 79% de los casos.

Según Acerta, ante el actual cambio de ciclo en el sector inmobiliario, la prestación de un verdadero servicio postventa “se ha convertido en un elemento clave y estratégico para las promotoras inmobiliarias a la hora de vender viviendas”.

En este sentido, la firma considera “fundamental” iniciar la gestión de la postventa desde la fase de acabados de las obras para mejorar la eficacia del servicio, dado que aún un 31% de las empresas del sector admite que su servicio se pone en marcha cuando se entregan las llaves.