.

Celíacos catalanes aseguran que «mayoritariamente» les permiten comulgar con obleas sin gluten

BARCELONA, 15 (EUROPA PRESS)

El delegado de Liturgia del Arzobispado de Barcelona, Josep Urdeix, afirmó hoy que la hostia que se utiliza para comulgar debe llevar un «mínimo de gluten» para que se considere pan, y que, por tanto, cumpla con los requisitos para considerarse la «materia de la eucaristía».

En declaraciones a Europa Press, Urdeix explicó que tiendas litúrgicas venden estas obleas para los celíacos –intolerantes al gluten– que tienen que hacer la Primera Comunión. Los más mayores, según Urdeix, suelen optar por cambiar el pan por el vino.

En relación a la negativa de un vicario de la Diócesis de Huesca a que un niño celíaco realice la primera comunión con una forma de maíz, en lugar de la tradicional de trigo, Urdeix explicó que deben intentar encontrar una solución para que nadie resulte «molesto».

Sin embargo, comprendió el «problema» que representa para la familia de este chico oscense cambiar la hostia por vino, aunque les sugirió que podría tratarse de una «pequeña cantidad». Asimismo, Urdeix recordó que el problema también se da al revés, en personas que tienen enfermedades que les impiden beber alcohol, y que deben optar por comulgar con mosto –no fermentado–, o bien con pan.

Urdeix consideró que se puede llegar a un «acuerdo» por parte de los padres de niños celíacos con las iglesias donde deban realizarse las primeras comuniones, ya que existen documentos de la Congregación de la Fe que recogen la posibilidad de comulgar con las hostias que contienen «la mínima expresión» de gluten.

CELÍACOS CREEN QUE SE PUEDE LLEGAR A ACUERDOS.

La presidenta de la Asociación de Celíacos de Catalunya, Matilde Torralba, aseguró hoy que «mayoritariamente» los sacerdotes catalanes les permiten comulgar con hostias sin gluten en la Primera Comunión. Reconoció que se dan «algunos casos» de reticencias cada año, pero «generalmente» se resuelven.

En declaraciones a Europa Press, Torralba rechazó la decisión del vicario de Huesca, y también la alternativa de usar el vino, lo que consideró «inaceptable», ya que se trata de un niño pequeño, y existen otras formas de preparar estas hostias «alternativas», que están reconocidas por el Vaticano, según aseguró.

Torralba explicó que «siempre hay algún cura que se niega» en Catalunya a usar la oblea sin gluten, pero que finalmente «se adaptan» en su mayoría. Este año, según aseguró, sólo se dio un caso en esta comunidad, pero finalmente, el responsable de esta iglesia, situada en el Maresme, aceptó el cambio. «Normalmente, hay una buena predisposición de los curas», señaló.

Según añadió, la asociación cuenta con hostias sin gluten a disposición de las familias que se encuentren en estas situaciones y, con ellas, «generalmente», las iglesias catalanas «no ponen ningún problema».