.

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

El 26, 2 por ciento de los niños menores de 4 años y, al menos, un 17 por ciento de los de 3 años tienen caries, según informaron hoy sociedades odontopediatricas, en referencia a la encuesta sobre «Salud Bbucodental en Preescolares en España de 2007». Además, dentro de estos grupos de edades tempranas, 3 y 4 años, se observa que entre un 2,7 por ciento y un 5,4 por ciento de los niños, respectivamente, «están seriamente afectados por esta enfermedad en la mayoría de los dientes de su boca».

Asimismo, estas sociedades, que estarán presentes en «Expodental 08», indican que un 60,7 por ciento entre los jóvenes de 15 años sufren caries según lo datos que aparecen en la ultima Encuesta sobre Salud Oral en España (2005). Por tanto, «enseñar a los niños los métodos de higiene bucal apropiados a temprana edad es una inversión en su salud y un beneficio para una mejor calidad de vida», afirman.

En el mismo sentido, la Sociedad Española de Odontopediatría, la Academia Americana de Odontopediatría y la Academia Europea de Odontopediatría aconsejan la visita del paciente infantil al comienzo de la dentición temporal –no más allá de los seis meses– ya que constituye la forma idónea de poder realizar una prevención eficaz de caries y de otras enfermedades de los dientes, para establecer los consejos adecuados sobre alimentación.

Mientras, la profesora titular de Odontopediatria en la Facultad de Odontología de la Universidad Complutense de Madrid, doctora Paloma Laneéis, señala que «el diagnóstico temprano es importante para obtener un tratamiento exitoso de las enfermedades orales». «Por lo tanto, es importante que los niños reciban un examen por parte del odontopediatra, a lo largo de las diferentes etapas de crecimiento como parte de las visitas de rutina sobre su salud».

Las costumbres de higiene bucal a temprana edad es un tema que preocupa especialmente a este sector, que se reúne en el Salón Internacional de Equipos, Productos y Servicios Dentales del 27 al 29 de marzo en la Feria de Madrid, por este motivo se tratarán de concienciar a la población de los hábitos y métodos de limpieza en la prevención de caries y otras enfermedades.

BUENOS HÁBITOS

Así, se recomienda a los padres que trasmitan buenos hábitos de higiene bucal a sus hijos, tratando de hacer de la higiene dental una tarea divertida. Además, aconsejan que cepillar los dientes después de cada comida, para eliminar los restos de alimentos que pueden quedar en la cavidad oral. En el caso de los niños, afirman que el cepillado debe realizarlo algún adulto, ya que, hasta los ocho años, el niño no tiene destreza manual suficiente como para realizar un cepillado efectivo.

Por otra parte, advierten de que, tras el nacimiento, debe realizarse una limpieza de las encías del niño después de cada toma, ya que «es la mejor manera de prevenir una caries temprana en los futuros dientes de leche». Para ello se puede utilizar una gasa humedecida, limpiando no sólo las encías, sino también la lengua, y arrastrando los restos de leche o cualquier otro alimento.

Finalmente, aunque no se detecte ninguna anomalía o el niño no tenga molestias, recuerdan que las visitas de control al dentista son la mejor forma de prevenir las enfermedades orales, junto con una dieta equilibrada que evite el consumo de almidones y azúcares.