.

TEL AVIV, 25 (OTR/PRESS)

Las mujeres que tratan de quedarse embarazadas recurriendo a la fertilización artificial se ven obligadas a replantear sus vidas en función de las exigencias del tratamiento. Pero gracias a un estudio de la Universidad de Tel Aviv (Israel), concebir cuando se tienen problemas reproductivos puede ser mucho más sencillo. En un sorpredente hallazgo, los investigadores han descubierto que la mismísima píldora contraceptiva puede realmente ayudar a concebir a las mujeres en tratamiento de fertilización in vitro.

Un equipo dirigido por el doctor Haim Pinkas, médico en el Rabin Medical Center y académico de la Escuela de Medicina Sackler de la Universidad de Tel Aviv, ha comprobado que un tratamiento de dos semanas mediante una píldora anticonceptiva estándar de dosis baja puede ayudar al proceso de recolección de óvulos, haciendo que el proceso de fertilización en vitro sea más sencillo.

El estudio, recogido por otr/press, fue realizado sobre 1.800 mujeres de varias unidades de infertilidad en hospitales israelíes y ha sido publicado en el Journal of Assisted Reproduction & Genetics.

Se considera que alrededor de un 15 por ciento de las parejas tienen problemas para concebir hijos. Actulamente hay dos clases de terapia: métodos naturales y técnicas de reproducción asistida tales como la in vitro que en muchos casos representa la última esperanza para poder gestar.

SIMPLIFICACIÓN

La facilidad para concebir cuando se sufren problemas reproductivos es un factor que contribuye al estado general de ánimo de la mujer sometida a métodos de reproducción artificial. Pero desde el punto de vista clínico, la capacidad para programar el proceso de fertilización in vitro resulta crucial.

Según el doctor Pinkas, «una de las principales pegas en el tratamiento de la infertilidad es la coordinación del cuerpo de la mujer con la programación clínica, por lo que tenemos que obtener tantos óvulos maduros como sea posible. La fertilización in vitro puede resultar extremadamente laboriosa, pero con un método que sirva para saber exactamente cuando una mujer puede ser sometida a la terapia, hay mucha menos tensión sobre los hombros de los médicos».

Normalmente, los médicos inician el tratamiento de fertilización in vitro en el momento en que la mujer inicia la menstruación. Pero con el uso de píldora anticonceptiva durante un periodo de 10 a 14 días es posible ajustar el tratamiento sin comprometer la respuesta ovárica a la estimulación. De esta manera, la obtención de óvulos puede ser reducida en el tiempo a un cciclo mucho más cómodo tanto para el médico como para la paciente.

Aunque no es el primer estudio que investiga el uso de la píldora en la fertilización in vitro, sí se trata del que ha llegado más lejos en su utilización.