.

A su juicio, la asignatura «ideologiza» porque incluye «educación de género referida a que cada uno puede construirse su dimensión sexual»

LOGROÑO, 01 (EUROPA PRESS)

La Consejería de Educación estudia si puede apoyar la petición de cuatro padres para objetar a las asignaturas de Educación para la Ciudadanía y que sus hijos no las cursen, tal y como informó hoy el director general de Ordenación Educativa, Rafael Federío. Los padres, explicó, se basan en «razones de conciencia».

Federío ofreció una rueda de prensa para informar sobre los recursos presentados al proceso de modificación de jornada continua escolar en el colegio «Maristas». Allí, aprovechó para dar a conocer que la Consejería de Educación ha recibido cuatro «escritos» de padres contra el área de Educación para la Ciudadanía.

Detalló que se trata de tres asignaturas. Una de ellas, dijo, aún no plantea problema porque no comenzaría a impartirse hasta el curso 2009-2010, y es Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos (que se impartiría en Primaria).

Otras dos, en cambio, sí que comenzaría a desarrollarse el próximo curso lectivo 2008-2009. Se trata de Educación Ético-Cívica (de cuarto de la ESO) y de Filosofía y Ciudadanía (Bachillerato).

La Consejería, explicó, entiende que, constitucionalmente, los padres tienen derecho a elegir la educación de sus hijos; un derecho que delegan en los centros escolares pero ante el que, en último caso, tienen la última palabra.

Por eso, tras recibir estos cuatro escritos, pidió un informe a los servicios jurídicos para saber si el Gobierno riojano tiene la competencia para permitir a estos padres objetar y que sus hijos, en vez de estudiar esta asignatura, llenen este hueco lectivo de otra manera. «Si la Consejería es competente, presumiblemente se concederá la petición», dijo.

Señaló que, del mismo modo que las tres asignaturas se impartirán en La Rioja «por respeto a las leyes», este mismo respeto les hace reconocer el derecho constitucional de los padres. Añadió, ante esto, que es una asignatura que a la Consejería de Educación «no le gusta».

Explicó que, a su juicio, «ideologiza» porque está «impregnada de ideología de género». Preguntado acerca de qué significa esto indicó que «al hablar de ideología de género se está refiriendo a que no hay nada natural, que todo es un problema cultural y, por tanto, cada uno puede construirse la dimensión sexual de su personalidad como considere oportuno».