.

CEUTA, 3 (EUROPA PRESS)

El hermano de la mujer ceutí de 44 años que falleció el pasado martes en Málaga en el Hospital Carlos Haya tras permanecer hospitalizada cinco meses en una clínica privada después de someterse a una intervención de cirugía estética mamaria y a una liposucción manifestó esta mañana en rueda de prensa su deseo de que la Justicia pueda esclarecer las cosas «raras y extrañas» que, según dijo, hubo durante su estancia en el clínico privado.

En declaraciones a los medios, Manuel Salazar recordó que su hermana solicitó un crédito de casi 9.000 euros para operarse y «estar más guapa». El 6 de noviembre ingresó en la clínica, a la que fue por recomendación de una amiga, para ser intervenida el día 7 y recibir el alta 48 horas después.

«Cuando le dijeron que tenía que irse se sentía muy mal, aunque le insinuaron que le saldría más barato ir a un hotel que permanecer ingresada», apuntó Salazar, quien dijo que M.E.S. volvió a ser intervenida con el fin de subsanar el «picotazo» que se le había causado involuntariamente en el intestino.

Quince días después su hermana volvió a entrar en el quirófano para someterse a otra intervención «a vida o muerte» ante las complicaciones que seguía teniendo, operación en la que se le recortó el intestino hasta sólo 60 centímetros.

«Desde entonces mi hermana sufrió un auténtico calvario en forma de insuficiencia renal y hepática, con mejorías y empeoramientos de su estado constantes», relató vivamente emocionado ante los medios Salazar, que explicó que la familia no decidió trasladar a la mujer porque «el trato humano en la clínica era excelente».

Según su relato de los hechos la fallecida fue trasladada de urgencia al Carlos Haya el pasado 20 de marzo, donde inmediatamente fue sometida a hemodiálisis e ingresada en la UVI. La mujer pasó a planta el domingo pasado, pero otro empeoramiento le causó la muerte «según los médicos sin una relación causa-efecto clara», dijo su hermano este mediodía.

La familia de la fallecida presentó una denuncia «para esclarecer todas las cosas extrañas que han sucedido» ante el Juzgado de Instrucción número 13 de Málaga, que ha abierto diligencias al respecto y admitido a trámite su reclamación, con la que se pretende esclarecer «si hubo o no negligencias médicas o mala praxis».

Salazar aseguró que la Clínica Doctor Pascual no se ha puesto en contacto con la familia de la víctima ni se ha ofrecido siquiera a devolver el dinero que costó la intervención. «El consentimiento informado que se firma antes de cualquier operación no es una patente de corso para que pueda pasar cualquier cosa», indicó Salazar, quien pidió a la ciudadanía «empatía» hacia el caso sufrido por su hermana.

«No sabemos si hubo una negligencia o no, pero en cualquier caso entendemos que sí existe una responsabilidad médica en todo lo que ha pasado», manifestó el hermano de la víctima, que ha puesto el caso en manos de un bufete de abogados ceutíes.