.

LA PAZ, 10 (EUROPA PRESS)

El Gobierno boliviano ha dado a conocer un demoledor informe sobre la situación de la infancia en el país en el que se reconoce que ocho de cada diez niños tiene anemia y treinta de cada cien menores de cinco años está desnutrido.

Así se desprende de la Encuesta Nacional de Nutrición, elaborada por el Ejecutivo de Evo Morales según niveles de vulnerabilidad e inseguridad alimentaria, realizada en los 327 municipios que forman el país andino, uno de los más pobres de América Latina.

“La anemia es el problema de deficiencia nutricional con mayor incidencia en Bolivia, al igual que la desnutrición”, indica el citado estudio publicado por la prensa local, del que se hace eco Europa Press.

Los 52 municipios más pobres del país tienen la mayor inseguridad alimentaria, y el Gobierno, a través del Ministerio de Salud, ha puesto en marcha Unidades de Nutrición Integral en ocho de los nueve departamentos para atenderán a la población en los próximos meses.

El objetivo de las autoridades es fomentar la lactancia materna y cambiar las prácticas nutricionales para prevenir la desnutrición. Por ello, el programa está dirigido principalmente a niños y niñas con desnutrición y madres embarazadas.

El año pasado, el proyecto arrancó en varios municipios del país, aunque sus responsables reconocieron que uno de los principales problemas a los que se enfrentan es la falta de recursos humanos para ejecutar el plan de trabajo.

Cada centro cuenta con un equipo conformado por un médico, una enfermera, un nutricionista, un trabajador social y una educadora. “Nosotros gestionamos el equipamiento y los municipios deben apoyarnos con la adecuación de la infraestructura”, afirmó.