.

«Estamos cortando un problema de exposición crónica», destacó el director ejecutivo de la agencia

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

El director ejecutivo de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), José Ignacio Arranz, reconoció hoy que «es posible» que haya aceites de girasol afectados en los hogares, tras la alerta alimentaria emitida el viernes pasado y concluida ayer en relación a producto importado de Ucrania, pero anunció que publicará antes las marcas no contaminadas.

En cualquier caso, explicó Arranz, Sanidad ha explicado que el producto que se tiene en casa se puede consumir «sin mayor problema» porque se está «cortando un problema de exposición crónica».

«Es posible, no tiene porqué haber sido mucho, pero es posible», reconoció Arranz en entrevista a RNE recogida por Europa Press sobre si puede haber producto contaminado en los hogares españoles.

En este sentido, tranquilizó explicando «que estamos hablando de unos niveles de toxicidad que tienen importancia desde el punto de vista de la toxicidad crónica, del frecuentar de una manera repetida el consumo de este aceite». «Yo creo que no debe ser una cosa significativa, pero posiblemente alguna parte de la mercancía sí ha salido al mercado», declaró.

LISTAS «POR EXCLUSIÓN»

Pero respecto a las marcas afectadas por la contaminación, explicó que las autoridades sanitarias publicarán primero «una lista positiva», es decir, «relaciones abiertas en actualización de las marcas que van saliendo a los mercados», tras haberse comprobado que procede de una materia prima que no es la importada de de Ucrania.

«Se ratifica que pertenecen a unos nombres y a unos embasadores y, por exclusión, se ha de saber cuáles son negativas», señaló. Así, detalló que «a lo largo de esta semana vamos a tener una fotografía absolutamente clara de cuáles son los lotes, partidas o marcas afectados o exentos».

Arranz incidió en que el producto que se tiene en casa se puede consumir sin mayor problema, según dijo el ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria. «Estamos cortando un problema de exposición crónica. Imagínese que una vez descartada la toxicidad aguda hubiéramos dicho: «Bueno, como, total, es una concentración baja, es una cosa que no se toma mucha cantidad, pues lo dejamos estar». No es ese el nivel de protección que nos piden los consumidores», dijo.

COMPRAR CON TRANQUILIDAD

Arranz confirmó que desde hoy se puede comprar con tranquilidad aceite de girasol en cualquier supermercado de España. «Lo que se repone en el punto de venta desde esta mañana es aceite que ha sido acreditado como de origen no ucraniano, por lo tanto está exento, no de contaminación sino de cualquier sospecha de contaminación», explicó.

Además detalló que se decidió retirar la recomendación de no comprar aceite, una práctica que denominó «vació sanitario», y describió que se trata de recoger todo el producto y reponer las mercancías en la medida que se tiene garantía de que pertenecen a lotes o a partidas que no tienen ninguna sospecha.

Según Arranz era necesaria la retirada de todo el producto por «un principio de precaución». «Cuando uno no sabe exactamente el alcance de la contaminación… Lo cierto es que estamos hablando de un país con una población muy extensa. Estamos hablando de un consumo, que aunque sea en pequeñitas cantidades, es de consumo general para la población. Lógicamente habría supuesto disminuir la exposición de una forma radical. Desde ese punto de vista sanitario sí está justificado lo que se ha hecho», recalcó.