.

Este organismo califica de «ridículo» el apoyo de las Administraciones públicas a la maternidad

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

El Instituto de Política Familiar (IPF) propuso hoy una serie de medidas destinadas a proteger a las madres y a las familias, entre las que destaca la reducción del IVA en todos los productos básicos infantiles o el establecimiento de una prestación social mensual por excedencia para el cuidado de los hijos durante los 3 primeros años.

En un comunicado, este organismo también reclama una reorientación del IRPF para que no discrimine a las madres que tienen ingresos inferiores a su pareja o que no cuentan con un trabajo remunerado, así como una ayuda de 125 euros mensuales por hijo a cargo, con el fin de compensar los gastos directos e indirectos, o potenciar la educación y cultura familiar en los medios de comunicación, entre otras medidas.

Por todo ello, el presidente del IPF, Eduardo Hertfelder, califica de «ridículo» el apoyo de las Administraciones públicas a la maternidad ya que no se garantiza el derecho a tener los hijos que se desean ni se eliminan los obstáculos existentes para que las madres cuenten con el apoyo social y político «necesario».

MURCIA, A LA CABEZA EN FECUNDIDAD

Según el IPF, el número medio de hijos por mujer ha caído a la mitad en los últimos 31 años en España, al pasar de un 2,80 en el año 1975 al 1,38 que se registró en 2006, un descenso sólo atenuado por la llegada de inmigrantes, ya que, en ese mismo periodo, uno de cada seis niños nacidos es de madre extranjera, lo que representa el 16,5% de los nacimientos.

Por comunidades autónomas, Asturias (0,94), Galicia (1,00) y Castilla y León (1,06) registran el menor índice de fecundidad. Por el contrario, Murcia es la comunidad con mayor índice de fecundidad, con una media de 1,64 hijos. De cualquier manera, aún se encuentra muy lejos de la mayoría de países europeos como Francia (1,94), Irlanda (1,88), Finlandia (1,80) o Suecia (1,77).

Además, nuestro país se encuentra a la cola de Europa en ayudas por hijo. A estos datos hay que añadir los problemas para conciliar la vida laboral y familiar, y el hecho de que la edad media de las madres primerizas españolas sea cada vez más avanzada, al situarse en 30,89 años, lo que nos sitúa a la cola de la UE.