.

TERUEL, 15 (EUROPA PRESS)

El presidente del Foro Español de la Familia, Benigno Blanco, afirmó hoy en Teruel que el número de objeciones de conciencia que se están presentado a la asignatura Educación para la Ciudadanía y los Derechos Humanos (EpC) «va en proporción a la información a los padres», de forma cuanta más información reciben, mayores son las cifras de las objeciones.

Por eso, agregó, «son tan importantes actos como estos para que los padres tengan información». Blanco se pronunció así en rueda de prensa, antes de ofrecer una charla sobre la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC) en Teruel.

El presidente del Foro Español de la Familia manifestó que esta asignatura es «un ataque a la libertad» porque «tiene como objeto expreso formar la conciencia moral de todos los escolares españoles en los criterios y contenidos que establece el Gobierno».

Esta asignatura «genera un conflicto de libertades», opinó Blanco, ya que si bien hasta ahora la libertad estaba garantizada por la Constitución, «la nueva asignatura supone una intervención del Gobierno que consideramos ilegítima y que no tiene precedente en ningún país de la Europa libre».

Para luchar contra esa «intromisión», el Foro Español de la Familia propone la objeción de conciencia y «se nieguen a que sus hijos cursen la asignatura».

Un derecho que cada día ejercen más familias en España, según Blanco, quien apuntó que unas 30.000 familias han comunicado al Foro que han objetado. En Aragón son unas 500 y en el caso de Teruel, alrededor de 80 familias.

Benigno Blanco afirmó que estas cifras son significativas y las comparó con otro movimiento de objeción de conciencia que se dio en España, en los años 80, y contra el servicio militar. Entonces, dijo fueron 70.000 objeciones en diez años, ahora 30.000 en un año.

Por eso, manifestó, «el Gobierno debería haber rectificado» ya que «en una democracia normal debería ser un dato para que un gobierno se plantee que ha hecho algo mal, máxime si hay sentencias que dan la razón a los padres». En España, afirmó Blanco, «parece que el Gobierno necesitará un número más alto».

A juicio del Foro, sólo hay tres posibilidades para subsanar esta situación, que se suprima la asignatura, que se convierta en una asignatura optativa, o que se cambie su finalidad y contenidos.