.

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha condenado a la Comunidad de Madrid a indemnizar 90.000 euros a los padres de un bebé recién nacido que falleció en el Hospital 12 de Octubre tras contagiarse de la bacteria pseudomona aureginosa durante un brote en el centro sanitario que causó varias muertes.

En la sentencia, a la que tuvo acceso Europa Press, la Sección Novena de la Sala de lo Contencioso-Administrativo estima el recurso interpuesto por los padres contra la negativa de la Consejería de Sanidad del Gobierno regional de pagar a la familia 165.509 euros por los daños morales causados por la muerte de su hija.

Los magistrados concluyen que no hay prueba de «la adopción por parte del hospital de las medidas de asepsia necesarias en la unidad donde estaba ingresada la paciente», así como que en una de las intervenciones a la que le sometieron se practicase «con todas las cautelas exigibles».

En el supuesto de infecciones intrahospitalarias, recuerda el fallo, la obligación de medios de la Administración regional se traduce en «la adopción de las prevenciones necesarias para evitarla, con arreglo, por supuesto, al estado de la ciencia en cada momento».

En este caso, apunta la sentencia, «no sólo no hay prueba sobre el cumplimiento de estas obligaciones, sino únicamente sobre que hubo una inusual extensión de la bacteria que provocó la muerte de la niña, extensión que suponía un elevado riesgo para los pacientes». Añade que las únicas medidas se tomaron con posterioridad al fallecimiento.

CONTAGIO DE LA BACTERIA

La niña nació el 24 de mayo de 2004 tras una gestación de 34 semanas, presentando un cuadro malformativo consistente en el síndrome de Joubert y de Charge. A las 24 horas, se le realizó una osteotomía para permitir la respiración nasal que resultó insuficiente.

Al quinto día se sospechó de una infección clínica, iniciándose un tratamiento antibiótico, pese al resultado negativo del hemocultivo. A los siete días se realizó una segunda cirugía para el ensanchamiento de la osteotomía.

Once días después, la niña manifestó un empeoramiento a consecuencia de una infección del sistema nervioso central donde se aisló la bacteria pseudomona aureginosa. La falta de respuesta al tratamiento desembocó en la muerte de la niña el 13 de junio.