.

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

Cuatro de cada diez españoles afirman que serían “más felices” si fueran más altos, pese a que la media de la población ha aumentado cinco centímetros en veinte años y trece en el último siglo, según datos que se desprenden de un estudio realizado con más de cuatro mil personas por la empresa “www.masaltos.com”.

El informe detalla que el 82 por ciento de los encuestados mayores de 40 años se sentiría mejor si midiera entre cinco y diez centímetros más para acercarse al estereotipo danés, sueco, holandés o francés, que superan los 1.82 centímetros de talla media.

En España, a partir de los 40 años, los varones no alcanzan los 1.73 centímetros, nueve menos que los nórdicos. De este modo, los jóvenes generalmente superan en más de doce centímetros a sus padres.

Sin embargo -explican los responsables- el aumento de talla es sinónimo de salud y desarrollo en el entorno familiar, pero en el ámbito laboral, genera suspicacias.

Así, en una sociedad “dominada por la presencia física”, según el estudio, los jefes no siempre ven con buenos ojos que sus subordinados sean más altos, así lo expresó el 58% de los consultados.

Por otra parte, la satisfacción de las personas con su altura es un elemento subjetivo y está determinada por el entorno social. Los varones coinciden que cuando están rodeados de personas más altas, es fácil que se genere falta de autoestima a la hora de tomar decisiones, aseguró “www.masaltos.com”.