.

NUEVA YORK, 27 (Reuters/EP)

Las mujeres que consumen café o té no aumentan con este gesto el riesgo de sufrir un cáncer de mama, según un estudio realizado por investigadores de la Harvard School of Public Health en Boston (Estados Unidos) publicado este mes en el “International Journal of Cancer”, el diario oficial de la Unión Internacional contra el Cáncer (UICC, siglas en inglés).

Según la doctora Davaasambuu Ganmaa, uno de los responsables de este trabajo realizado sobre una gran muestra de mujeres durante 22 años de seguimiento, “no se ha observado ninguna asociación entre el café –cafeinado o descafeinado– y el consumo de té y el riesgo de sufrir un cáncer de mama”. “El café y el té han demostrado ser bebidas seguras cuando se consumen con moderación”, apuntó.

La experta y su equipo analizaron el consumo de café, té y cafeína en un total de 85.987 mujeres que participaron en el Estudio sobre la Salud de las Enfermeras. Las participantes tenían entre 30 y 55 años de edad cuando comenzó el trabajo y tras 22 años de seguimiento, unas 5.272 desarrollaron cáncer de mama.

Después de valorar otros factores potencialmente asociados con el cáncer de mama, como la edad, ser o no fumadora, la masa corporal, la actividad física, la ingestión de alcohol, el historial familiar, si habían llegado o no a la menopausia, la terapia hormonal recibida y el número de hijos, los investigadores no encontraron un elevado riesgo de sufrir un cáncer de mama entre las mujeres que reconocieron beber cuatro o más tazas de café o té al día, comparadas con aquellas que tomaban menos de una taza diaria.

El estudio tampoco descubrió una asociación aparente entre la aparición del cáncer de mama y el consumo de otros refrescos y chocolates, que podrían contribuir a la ingesta global de cafeína.

Cuando los investigadores más tarde analizaron el riesgo de cáncer de mama específicamente entre las mujeres con menopausia, encontraron una modesta reducción del riesgo asociado al elevado consumo de cafeína en contraposición al bajo consumo, un descubrimiento que, según los investigadores, “necesita ser investigado en profundidad”.