.

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

«FACUA-Consumidores en Acción» apuntó hoy que la denuncia que presentó a mediados de septiembre sobre la venta de siete modelos de teléfonos de juguete peligrosos sigue sin respuesta tras aportar las muestras al «Servicio de Consumo de la Junta de Andalucía» en Sevilla, donde se vendieron los productos en tres establecimientos de la ciudad.

La organización detectó las irregularidades en los siete productos al realizar un análisis sobre once teléfonos de juguete y observaron que éstos carecían de un cierre de seguridad atornillado para sus pilas, con el riesgo de toxicidad sino también por su fácil ingestión.

La asociación advierte que los juguetes no han sido incluidos en la red de alerta de productos industriales inseguros, que coordina el Instituto Nacional del Consumo (INC) del Ministerio de Sanidad y Consumo.

Desde las actuaciones de FACUA, en la red de alerta sólo se han incluido dos teléfonos de juguete con pilas fácilmente desprendibles, aunque ninguno está entre los denunciados.

LOS JUGUETES ANALIZADOS

De entre los juguetes denunciados se encuentra un teléfono infantil de la marca Bai Bian Toys, en el que no aparece la empresa importadora, y dos modelos importados por la empresa Hermano, SC, de Sevilla, en los que tampoco se identifica el fabricante.

Otro de los juguetes que se han inspeccionado pertenecen a la marca Jin Hua e importado por Toinsa, de Madrid, y dos en los que no se indica el fabricante ni el importador, denominados «Benign Girl» y «Move Cellular Phone».

El séptimo caso denunciado es un paquete con dos teléfonos inalámbricos de juguete de la marca Color Baby, del fabricante y distribuidor de juguetes Color Baby, SL, de Alicante.

En ocho de los once juguetes analizados se indica que están fabricados en China y en tres, todos de la marca Color Baby, no se aclara si esta empresa alicantina es también su fabricante o proceden de otro país.