.

Soria se compromete a situar el consumo «en la primera línea de la agenda política»

MADRID, 2 (EUROPA PRESS)

El ministro de Sanidad y Consumo, Bernat Soria, aseguró hoy ante la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso de los Diputados que su departamento regulará, a lo largo de esta legislatura, la intermediación financiera en colaboración con el Ministerio de Economía y Hacienda, principalmente en aquellos aspectos relacionados con la reunificación de deudas, dada «la proliferación» de empresas que se dedican a esta actividad y ante «la actual coyuntura económica de subida de tipos de interés».

Soria, que compareció para explicar las líneas de trabajo para la presente legislatura, destacó que la regulación de estos intermediarios es «una acción prioritaria» ya que se trata de «una demanda de la sociedad».

El ministro insistió en que el consumo «forma parte fundamental» de la vida cotidiana por lo que «reforzar los derechos de los consumidores» implica «mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos».

Por este motivo, Soria se comprometió a situar el consumo «en la primera línea de la agenda política», especialmente en aquellos aspectos relacionados con la calidad, la equidad, la innovación y la seguridad.

Soria también anunció la colaboración del Ministerio de Justicia en la adecuación de la Directiva Comunitaria de Prácticas Desleales gracias a la cual Sanidad conseguirá «mejores y más efectivas herramientas» para luchar contra aquellas estafas relacionadas con las nuevas tecnologías, los servicios de telefonía, la venta de productos por Internet y las ofertas de ocio, entre otras.

En este sentido, el ministerio trabajará para «mejorar el intercambio de información sobre productos inseguros», a través de las Redes de Alerta. Soria también apostó por la puesta en marcha de protocolos de colaboración entre las distintas Administraciones Públicas para que el mercado «no sólo funcione eficientemente conforme a las reglas de la leal competencia, sino que la salud y seguridad de los consumidores y sus legítimos intereses económicos sean suficientemente protegidos y respetados».

A FAVOR DEL CONSUMO RESPONSABLE

Asimismo, Soria señaló que su ministerio promoverá actuaciones que favorezcan el fomento del «consumo responsable», al mismo tiempo que impulsará el acceso «a la mejor y mayor información» de los consumidores para que éstos puedan asumir un papel «responsable y solidario».

Para poder cumplir estos objetivos, Soria apostó por «la participación de los ciudadanos a través de organizaciones y colectivos», una circunstancia «crucial» para «la adecuada protección y defensa de sus derechos». «Para poder ejercer sus derechos, los consumidores, los ciudadanos, deben conocerlos», apostilló.

Por este motivo, el Instituto Nacional del Consumo desarrollará un «Plan de Medidas para la Seguridad y Control de los Productos de Consumo en el Mercado» que intensificará «la difusión y formación» en materia de derechos de consumidores para que puedan disfrutar «de la mayor tranquilidad posible».

Soria señaló que el citado Plan «ha logrado intensificar la cooperación con las autoridades aduaneras en el marco de la Unión Europea y la colaboración con la industria del juguete», acuerdos que a lo largo de la actual legislatura se extenderán a otros sectores como el turístico o el financiero.