.

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

Las entidades elevaron en mayo hasta el 2,61% la comisión que aplican por la apertura de un crédito o préstamo hipotecario, mientras que la comisión por el estudio de la operación también se elevó hasta el 0,59%, según datos del Banco de España, recogidos por Europa Press.

Este incremento cobra especial importancia en un momento en el que el Euríbor, tipo al que se conceden la mayoría de las hipotecas en España, se encuentra en máximos históricos, al cerrar mayo casi en el 5%.

De este modo, las entidades cobran desde mayo una media de 551,94 euros por la apertura de un préstamo o crédito hipotecario, lo que supone aproximadamente el 2,61% del importe formalizado. Esta comisión se situaba en el 2,57% el pasado mes de diciembre.

Además, las entidades elevaron en mayo un 9,17% la comisión que aplican al estudio de un crédito o préstamo hipotecario, con lo que los usuarios pagan de media 97,38 euros por esta operación, frente a los 89,20 euros que pagaban en diciembre.

Por el contrario, las comisiones por subrogación se mantuvieron estables en mayo, en el 1,45%, mientras que las comisiones por cancelación anticipada bajaron hasta el 3,83%, desde el 3,88% que cobraban en diciembre.

Si los clientes solicitan a las entidades préstamos o créditos no hipotecarios pagan desde mayo por el estudio de la operación el 0,71% del importe formalizado, que supone unos 82,34 euros, un 4,13% más que en diciembre, y el 2,82% por su apertura, 100,80 euros (+1,43%). La comisión de cancelación, por su parte, se mantiene estable en el 2,86%.

CRECEN LAS COMISIONES POR TARJETA.

Las entidades también elevaron en mayo un 2,26% y un 4,18% las comisiones que cobran de media anualmente por las tarjetas de débito y de crédito, respectivamente. En concreto, desde mayo las usuarios pagan al año unos 14,02 euros por la tarjeta de débito y 29,62 euros por la de crédito, lo que supone un incremento de 0,31 euros y 1,19 euros en cada caso respecto a lo que pagaban en diciembre de 2007.

No obstante, el valor máximo y mínimo que una entidad puede cobrar por cada tarjeta oscila entre los 20 y los 4,51 euros en el caso de las de débito y entre los 47 euros y los 13,52 euros en las de crédito.

Además, las entidades también han elevado la comisión que cobran a los usuarios por retirar efectivo de los cajeros tanto con la tarjeta de débito como de crédito dentro y fuera de España.

Así, los clientes pagarán 1,15 euros cada vez que dispongan de dinero con su tarjeta de débito en cajeros de la propia red del banco (Servired, Euro 6000 y 4B), 3,65 euros si lo hacen en cajeros de otras redes diferentes a la de la entidad y 3,72 euros en cajeros de fuera de España.

Si emplean la tarjeta de crédito, las comisiones son aún mayores. En concreto, pagarán 2,91 euros por disponer de efectivo en un cajero de la entidad, 4,05 euros en un cajero de la red del banco, 4,34 euros en cajeros de redes distintas y 4,36 euros en cajeros del extranjero.

MANTENER UNA CUENTA TAMBIÉN ES MÁS CARO.

Las entidades también han elevado las comisiones por el mantenimiento y administración de cuentas hasta los 19,64 euros de media para las cuentas corrientes y los 18,80 euros por las de ahorro, lo que supone un incremento del 3,86% y del 4,03% respectivamente respecto a diciembre de 2007.

Además, el porcentaje que cobran por tener «descubiertos» se elevó en mayo hasta el 3,15%, lo que supone una comisión de 8,72 euros, mientras que el importe por realizar una transferencia se elevó en mayo de media hasta los 3,14 euros, desde los 3,11 euros de diciembre.