.

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

La incontinencia urinaria, que afecta a millones de personas, especialmente mujeres, de las cuales, un 12 por ciento la sufren a diario, podría desaparecer o como mínimo mejorar con tratamiento de fisioterapia, según señaló la especialista en reeducación perineo-esfinteriana, la doctora Lídia Serra Llosa.

«El tratamiento será curativo dependiendo del diagnóstico, la patología, ya que no todas las patologías se pueden curar, y de en qué momento de la enfermedad llega el paciente», explicó. Normalmente son sesiones de una hora de duración e individuales, «por la peculiaridad de la zona a tratar» y el tiempo de duración de la terapia dependerá de también de la gravedad, la patología, y la técnica que se va a utilizar.

Además, se puede realizar mediante diferentes técnicas fisioterápicas, desarrolladas desde hace más de 30 años en Europa y de incipiente desarrollo en España, aunque «dependiendo de la patología a tratar las técnicas a aplicar pueden variar mucho», y, además, tendrá mucho que ver el hecho de que el tratamiento sea curativo, paliativo ó preventivo. Así, hay técnicas manuales, instrumentales que conllevan electroestimulación, campos magnéticos, «biofeedback» y técnicas instrumentales de distinto tipo.

«Cuanto más años de evolución tenga la enfermedad, técnicamente más tiempo de tratamiento hace falta; aunque Depende de qué estructura este afectada y que grado de afectación tiene.», advirtió. Además, tiene mucho que ver el hecho de que el tratamiento sea curativo, paliativo ó preventivo.

Evidentemente la mayoría de las consultas son por incontinencia urinaria en sus distintas modalidades, pero estas técnicas pueden usarse en otras patologías que van desde las urológicas y los prolapsos; las patologías dolorosas como el dolor pélvico crónico; las ginecológicas, como el pre y post parto, etc.

Aunque, la fisioterapia se está conocimiento cada vez más en el área de la urología, «para patologías dolorosas que hasta ahora no se sabía adónde remitir a los pacientes»; y entre los ginecólogos y matronas para la preparación al parto y, sobre todo, post parto. Asimismo, «en el mundo del deporte, más en mujeres deportistas que en hombres, se empieza a recomendar ya que hay una alta incidencia de patologías de suelo pélvico».

Esta técnic, que se puede utilizar como complemento a otros tratamientos, como ayuda post y pre quirúrgica, actúa en todo tipos de tejidos: músculos, nervios, ligamentos, fastias, huesos o articulaciones, por este motivo, «dependiendo de la estructura que este afectada, su curación o corrección será posible», añadió.