.

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 23 (EUROPA PRESS)

Ingerir menos cantidad de alimentos en las comidas, ver menos la televisión y practicar más ejercicio físico representan los principales consejos de los expertos en nutrición para frenar la obesidad y reducir el sobrepeso.

Así lo destacó en declaraciones a Europa Press el profesor y jefe de la Unidad de Endocrinología y Nutrición del Complexo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS), Felipe Casanueva Freijo, quien incidió en que en la alimentación de los gallegos no falta ningún componente en especial, sino que presenta «un exceso de alimentación».

En este sentido, subrayó la importancia de consumir verduras, frutas y pescados, junto al resto de alimentos incluidos en la dieta, y recomendó introducir más ejercicio. «Hay que comer con más moderación y reducir la cantidad de grasas y azúcares, así como aumentar la verdura», afirmó.

En la actualidad los estudios sitúan la prevalencia de la obesidad en un 25 por ciento en el caso de la población infantil gallega y por encima del 15 por ciento en los adultos, colocándose Galicia en la línea de otras comunidades, salvo las Islas Canarias que tiene «la tasa más alta».

Felipe Casanueva apuntó, no obstante, como «lo más preocupantes» la «velocidad» con la que crece el dato de prevalencia, ya que, según recordó, en los últimos 20-25 años «se ha duplicado». Además, comentó que la incidencia en Galicia se mantiene uniforme en las cuatro provincias, puesto que en ellas se sigue la dieta mediterránea. «Es muy saludable si se consume en cantidad adecuada y se suma ejercicio», afirmó.

El especialista en Endocrinología reconoció que el problema de la obesidad y sobrepeso no tiene solución a corto plazo, sino que su reducción pasa por explicar los factores que los provocan –ambientales y biológicos–, así como por concienciar e implementar una política para prevenir la obesidad infantil.

«Hay que empezar por los niños porque si un niño es obeso, de adulto también», aseveró e indicó que la televisión en la habitación de los más pequeños y la falta de sueño o un «sueño de mala calidad» influye también en el riesgo de padecer obesidad.

POLÍTICA INTERVENCIONISTA

De este modo, el doctor Casanueva abogó por que las administraciones pongan en marcha una «política intervencionista» que promueva una cultura del deporte y requiera expertos en nutrición que asesoren en la elaboración de los menús de los comedores escolares.

Por ello, defendió un cambio del plan de estudios que incluya más ejercicio en el currículo escolar, recomendando una hora diaria. Así, recordó que hace años la materia de educación física «estaba considerada como una maría» e insistió en que se aumente el número de horas de la asignatura «y se incorpore un profesorado más entrenado».

«En España el ejercicio se ha visto como una pérdida de tiempo», manifestó y lamentó que haya «poco deporte infantil», por lo que aconsejó que se cree el hábito del ejercicio desde pequeños porque «sino de mayores tampoco lo harán».

Con todo, recalcó que las fiestas gastronómicas habituales en Galicia que motivan que la gente coma en grupo, también pueden contribuir a que se ingieran más alimentos, así como realizar las comidas frente a la televisión, hábito que contribuye a que «se coma más».