.

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

Diferentes asociaciones de consumidores lanzaron hoy una serie de consejos a los usuarios ante el comienzo de las rebajas de verano en toda España a partir de mañana entre los que destaca la necesidad de planificar las compras y solicitar el ticket de todos los artículos que se adquieran de cara a cualquier cambio o devolución, ya que los consumidores «no deben renunciar» a sus derechos.

Las asociaciones recuerdan que, ante la actual situación económica, los consumidores deben evitar caer «en la compra compulsiva» por lo que sugieren que se adquieran productos «verdaderamente necesarios».

Por este motivo, la Asociación General de Consumidores (ASGECO Confederación) ha elaborado un decálogo en el que pide a los usuarios que no se dejen manipular «por la avalancha publicitaria que invita al consumismo despilfarrador».

ASGECO apuesta por adquirir productos realmente necesarios, realizar las compras en efectivo, no olvidar el ticket ante cualquier cambio o queja, o acudir a establecimientos que cumplan con los requisitos obligatorios de información sobre precios. Además, recuerda que los productos rebajados no pueden haberse sacado a la venta expresamente; su calidad no puede diferenciarse de la anterior y deben mostrar su precio original junto al rebajado.

Por su parte, la Unión de Consumidores de España (UCE) aconseja realizar un presupuesto previo y solicitar la hoja de reclamaciones ante cualquier irregularidad. En la misma línea se expresa la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) que advierte que, a pesar del descenso de los precios, no deben disminuir los derechos ni la calidad de los productos rebajados.

Por último, la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU) reconoce que las rebajas suponen «una buena oportunidad» para ahorrar y hacer compras a un precio más bajo aunque con «las vacaciones a la vuelta de la esquina tampoco se pueden hacer importantes desembolsos».

Por ello, insisten en la necesidad de escoger adecuadamente lo que se compra en esta época, evitando otros gastos y exigiendo la máxima calidad y vigencia en los productos. «Sólo debemos aceptar rebajas en el precio, no en la calidad», apostillan.