.

La desaparición de la tarifa nocturna afectará a un 1,1 millones de familias, que tendrán que readaptar sus hábitos.

MADRID, 1 (EUROPA PRESS)

El incremento del tarifario eléctrico nacional que hoy entra en vigor, junto a la eliminación de la tarifa nocturna –de la que hasta el momento se beneficiaban más de un millón de hogares españoles– será “un misil para las economías domésticas”, opinó la portavoz de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), Ileana Izverniceanu, ya que afectará “muchísimo” a unas economías ya resentidas por las subidas anteriores.

En declaraciones a Europa Press Televisión, la portavoz de OCU recomendó adquirir unos “hábitos racionales” en el consumo eléctrico, con el que el ciudadano puede llegar a ahorrar en torno a un 15 ó 16% en su factura eléctrica, lo que supondrían unos 15 ó 20 euros de gastos de luz.

“Toca apretarse al cinturón”, recomendó Izverniceanu, “mirar mucho lo que se consume” y adoptar hábitos “tan sencillos” como apagar todos los aparatos electrónicos sin dejarlos en “stand by”, cambiar las bombillas tradicionales por unas de bajo consumo, o subir el aire acondicionado a 22 grados, pueden suponer un ahorro próximo al 15%.

Además recuerda a aquellos que estén pensando en cambiar los electrodomésticos de su hogar, que apostar por “los electrodomésticos eficientes, de categoría A” es también una buena opción para el ahorro.

Por otro lado, Izverniceanu considera “un engaño” la cifra ofrecida por el Ministerio de Industria de un 5,6% de incremento, ya que lo que “realmente” se va a pagar es una subida más cercana al 9%, sin contar con la subida de principios de año y a las previsiones de que en octubre vuelva a elevarse de nuevo situándose “cerca de ese 20% que pedían las compañías eléctricas”.

A este incremento hay que añadir la desaparición de la tarifa nocturna, que un 1,1 millones de familias tenían contratada –con la consiguiente inversión en acumuladores, que suponen una media de 3.000 euros por hogar–, y la activación de la tarifa de discriminación horaria, que para la OCU “poco tiene” de social.

En este sentido, Izverniceanu criticó que esta tarifa no esté “vinculada a la capacidad económica” de los consumidores, por lo que “se penaliza a familias numerosas, familias que tienen discapacitados o personas mayores a su cargo” y beneficie a “una persona soltera que tiene un nivel adquisitivo más alto”. “Se tiene que revisar para que realmente afecte a familias necesitadas”, recalcó.

EN ESPAÑA HAY UN “OLIGOPOLIO”.

En referencia a la advertencia, por parte de la Comisión Europea de la Energía, de alcanzar una liberalización total del régimen tarifario de la electricidad, desde OCU se considera que “España no está preparada para una libre competencia”.

“La liberalización que se ha hecho de varias compañías no ha traído al consumidor una rebaja en los precios”, incidió Izverniceanu, para quien ya que se ha creado un “oligopolio” entre las principales compañías que ofertan contratos con “clausulas abusivas”, por lo que ve necesaria “una tarifa regulada”.

Finalmente, reclamó que se explique “claramente” al consumidor de donde viene ese déficit tarifario que en la OCU reconocen que existe pero que consideran “no es transparente”. “Lo que queremos es que desde Bruselas se fuerce a que se explique exactamente por qué el consumidor paga lo que paga”, señaló antes de recordar que “no cuesta lo mismo” un vatio generado por “energía limpia”, que a través de la nuclear “o energía de carbón”.