.

MADRID, 11 (EUROPA PRESS)

La nueva tarifa de último recurso de gas natural, estrenada el 1 de julio como parte del proceso de liberalización del sector, arrancará con una subida para los hogares a partir de mañana sábado 12 de julio de entre el 2,6% y el 3% con respecto al anterior precio regulado, fijado a comienzos de abril.

Los consumidores domésticos acogidos a las tarifas T.1 y T.2 pagarán 5,421 céntimos por kilovatio hora (kWh) y 4,657 kWh, respectivamente, como parte del término variable, lo que conlleva subidas del 2,6% y del 3%. La T.1 corresponde a consumos inferiores a 5.000 kWh al año, mientras que la T.2 incluye demandas de entre 5.000 y 50.000 kWh anuales.

Para la tarifa T.3, con consumos hasta 100.000 kWh, el incremento será del 3,8%, mientras que la T.4, correspondientes a clientes que demandan más de 100.000 kWh de gas natural al año, se ha aplicado un encarecimiento del 4,1%.

Esta subida se suma a las aplicadas en abril, que oscilaron entre el 1,75% para la T.1 y el 2,82% para la T.4. Aquel incremento se justificó a partir de la subida del precio de las materias primas en los mercados internacionales.

Si bien el término variable ha registrado subidas, el Ministerio de Industria ha mantenido el precio del término fijo de potencia, según consta en el Boletín Oficial del Estado (BOE) de hoy. Los domésticos de T.1 seguirán pagando 2,56 euros al mes de término fijo, mientras que los hogares con T.2 desembolsarán 5,72 euros. La T.3 paga 44,17 euros y la T.4, 65,77 euros.

La Dirección General de Política Energética y Minas, encargada de fijar estas tarifas, aprovecha para recordar que los comercializadores de último recurso están obligados a informar a los usuarios de su libertad para elegir suministrador a partir del 1 de julio a un precio no superior a las tarifas fijadas por la Administración.

Además, se deberá incluir en todas las facturas el listado de las comercializadoras a las que se puede acudir, e incluir sus números de teléfono y páginas de Internet. La Ley 12/2007 establece que sólo podrán acogerse a la tarifa de último recurso consumidores conectados a gasoductos con presiones menores o inferiores a 4 bar y consumos anuales inferiores a 3 GWh.

Al contrario de lo que ocurre en el sector eléctrico, el mercado del gas se encuentra prácticamente liberalizado. De hecho, a partir del 1 de julio sólo persistirán las tarifas de último recurso. La porción liberalizada supera el 85% de la actividad.

A partir del 1 de julio de 2009 la liberalización afectará a los consumos inferiores a 2 GWh, mientras que el 1 de julio de 2010 afectará a consumos inferiores a 1 GW.