.

Una experta en nutrición ven en la vuelta al tradicional bocadillo de jamón “una buena herramienta contra la obesidad infantil”

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

Uno de cada tres niños consume bollería industrial o se queda sin comer en el recreo (35%) y a la hora de la merienda (33%), según la encuesta “Hábitos y actitudes de los españoles ante el consumo de pan”, realizada en el marco de la campaña “Pan Cada Día” y presentada hoy por la doctora Carmen Gómez, jefa de la Unidad de Nutrición del Hospital La Paz de Madrid, que advierte de que la “vuelta al bocadillo” sería “una buena herramienta contra la obesidad infantil”.

Este trabajo, realizado por el Instituto Quota Research el pasado marzo sobre una muestra de 3.000 entrevistados nacionales (2.700) y extranjeros (300) mayores de 17 años, señala que, en el recreo, el 15 por ciento de los niños toma bollería, el 12 por ciento galletas y un 8 por ciento no come. Además, a esta hora del día, los menores consumen fruta o zumos (50%), sándwiches (16%) y lácteos(15,7%).

Para merendar, el 16 por ciento de los menores toma bollería, el 13,5 galletas y el 4 por ciento los que se quedan sin comer. No obstante, la mayoría de las madres dicen darles a sus hijos a media tarde fruta o zumos(43%), lácteos (32%) o sándwiches (16,5%).

Para la doctora Gómez Candela, la sustitución del tradicional bocadillo de la merienda o el recreo por bollería industrial, galletas o ayuno es “uno de los factores” que contribuye al creciente problema de obesidad que sufren los niños españoles, ya que muchos de estos productos “contienen aceite de palma y grasas trans”.

No obstante, en contra de la creencia de que los niños consumen cada vez más bollería, el 55 por ciento de las madres asegura que sus hijos toman un bocadillo durante el recreo y la merienda, y que su preferido es el de jamón (34%), seguido de la crema de cacao (16%); el chorizo (11%) y el chocolate (7%) y, en menores porcentajes, la tortilla y el queso (4,6%), el atún (3%) y la mortadela (2,7%).

MÁS BOCADILLOS EN NAVARRA, MENOS EN MADRID.

En conjunto, las madres navarras son las que más apuestan por dar bocadillos a sus hijos tanto en el recreo como en la merienda (69%), mientras que en el lado opuesto se sitúan las madres madrileñas (40%). Por porcentajes, las gallegas son las que más apuestan por dar bocadillos a sus hijos de merienda (80%), seguidas de las cántabras (78%) y las catalanas (77%), aunque estas prefieren el recreo.

“El pan es la fuente más saludable de energía para los niños, pero siempre que tenga un acompañamiento de calidad”, advirtió la experta en Nutrición, quien apuesta por usar el pan de molde en los bocadillos para niños y también para los más mayores, en su caso porque este producto evita posibles problemas con las dentaduras.

“El pan integral, por la fibra, es bueno para las dietas y el que no lleva sal, para quienes tienen problemas de riñón o corazón”, añadió la nutricionista, para quien el pan fortificado con vitaminas A o B podría convertirse en “el alimento funcional del futuro”.