.

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

El Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, afirma que “la principal preocupación” en materia económica de la institución que dirige es la proliferación de las empresas de reunificación de deudas, por lo que ha solicitado al Gobierno la creación de un marco regulador para evitar casos como los de las presuntas estafas de Fórum Filatélico y Afinsa.

“Nos preocupan las llamadas de empresas de reunificación de hipotecas y hemos manifestado la necesidad de regular esta actividad, y pedimos que sea regulada, porque los acontecimientos de problemas suscitados por Afinsa y Fórum podrían de alguna forma reeditarse”, señala Múgica en una entrevista a la revista “Auditores” recogida por Europa Press.

El Defensor del Pueblo considera que la información que estas empresas dan a los consumidores “no es correcta”, y recorda que durante los 27 años que estuvieron operando Fórum y Afinsa “nadie pidió que se regulara, ni siquiera los beneficiados por esos intereses extraordinarios, que consideraron normales”.

“El mundo jurídico siempre va a remolque de los acontecimientos de la vida real”, reconoce el Defensor del Pueblo, quien destaca la labor de los auditores de cuentas como garantes de “la seguridad y la transparencia de las decisiones económicas”.

Al respecto, hizo hincapié en la función “cada vez más necesaria y más importante” de los auditores dentro de un mundo globalizado, que “necesita cada vez más los recursos del conocimiento y la seguridad económica”.

Por otro lado, Múgica reconoció que “la cenicienta de las administraciones ha sido la local” lo que consideró como una cuestión “a resolver”. Así, destacó la falta de recursos “materiales y humanos” de los ayuntamientos para atender a los ciudadanos, a pesar de “estar más cerca” en cuestiones como la ordenación urbanística y el medio ambiente.

En otro orden de cosas, el Defensor del Pueblo explicó que desde la institución tratarán de definir el “servicio público de las telecomunicaciones” con la finalidad de corregir los posibles abusos de “perturbación de la intimidad”. “Las nuevas tecnologías de la comunicación ofrecen muchas oportunidades pero plantean retos importantes”, concluyó.