.

MADRID, 25 (EUROPA PRESS)

El neumólogo del Hospital Universitario La Paz de Madrid, Sergio Alcolea, aseguró hoy que, durante la época estival, se producen aproximadamente «unos dos millones de resfriados» en España de los que «más del 50 por ciento» se deben al mal uso que los españoles hacen del aire acondicionado.

En declaraciones a Europa Press Televisión, el experto en neumología explicó que no llevar a cabo un «uso racional» del aparato del aire puede provocar patologías leves como «dolores musculares, contracturas, cefaleas» o más graves como «neumonías».

Para evitar tener que sufrir estas adversidades durante el verano, Alcolea aconsejó mantener una temperatura «agradable, en torno a los 23 ó 24 grados», no exponerse «directamente al chorro de aire frío», y, sobre todo, realizar un «buen mantenimiento» de la máquina a «primeros de verano» con agua con jabón y según las instrucciones de cada fabricante.

Esta última recomendación es fundamental seguirla ya que durante el invierno, cuando el aire acondicionado no está en funcionamiento, se acumula polvo, suciedad, partículas alergénicas, bacterias e incluso virus en el filtro y, al encenderlo, el aire «lo suelta y puede producir resfriados o procesos más graves como neumonías o infecciones respiratorias en pacientes bronquíticos crónicos».

OTROS CONSEJOS

Con el fin de conservar un buen ambiente en el hogar, Alcolea sugirió el uso de humidificadores o recipientes con agua para evitar que el aire acondicionado «reseque» el entorno y evitar la sinusitis, que, según explicó, se produce cuando hay una peor «secreción bronquial» debido al aumento de la humedad en el medio.

Para conciliar el sueño por las noches y no desvelarse a causa del calor, el facultativo advirtió de que mantener encendido el aire acondicionado para dormir también es perjudicial para la salud ya que el «centro regulador» del cuerpo humano ya baja uno o dos grados la temperatura del mismo y sumado a la corriente fría del aparato sería un golpe de frío «excesivo».

Por ello, Alcolea indicó que lo aconsejable sería «refrescar» la habitación «durante una hora» antes de irse a la cama y apagarlo cuando la persona se vaya a acostar.

Por último, a quienes vayan a dirigirse hasta el lugar de sus vacaciones en coche, el médico aconsejó el uso del aire acondicionado ya que «mejora la concentración» y aconsejó al ocupante del vehículo bajar la temperatura hasta los «21 ó 22 grados» ya que, si está expuesto «a pleno sol» en la carretera, la temperatura no será tan «placentera».