.

LAREDO (CANTABRIA), 30 (EUROPA PRESS)

El doctor en Psicología y graduado en Criminología por la Universidad de Valencia, Vicente Garrido, advirtió hoy del problema que, a su juicio, supone “culpabilizar a los padres ante sus hijos tiranos”.

Garrido se pronunció así con motivo de su intervención en los Cursos de Verano que la Universidad de Cantabria (UC) imparte en Laredo, donde pronunció una conferencia dentro de la programación cultural de la institución académica.

Garrido, que imparte clases en la Universidad de Valencia, es autor del libro titulado “Los hijos tiranos: el síndrome del emperador”, término que acuñó para denominar la violencia de los hijos hacia los padres en el entorno del hogar.

De hecho, éste ha sido el tema central de su intervención. El experto realizó un análisis exhaustivo de la violencia de los hijos hacia sus progenitores que, según Garrido, se caracteriza por ser sistemática, tanto de forma física como emocional, “con el único propósito de obtener el poder en el hogar”.

Además, Garrido explicó sus causas, sus características y cuáles son las directrices para su prevención en la familia y su tratamiento por parte de los servicios sociales y de los profesionales que trabajan en la justicia juvenil.

No en vano, el ponente ha formado parte de la Comisión que elaboró la Ley Reguladora de Responsabilidad Jurídica del Menor, y ha dirigido investigaciones sobre ámbitos muy diversos de la criminología, de la psicología de la delincuencia y de la educación correccional.

También, ejerció durante dos años de consultor de Naciones Unidas para la Prevención de la Delincuencia Juvenil en Latinoamérica, supervisando programas en Argentina, Chile, Costa Rica y Uruguay, lo que le ha convertido en un especialista en la materia.

Ante estas situaciones de violencia por parte de los hijos, Garrido defiende la intervención, “con el único objetivo de ayudar a los padres y evitar que el problema se haga más serio”.

A su juicio, “lo prioritario es conseguir que cese la violencia y puedan reducirse las secuelas y efectos que ésta produce”.

Por último, Garrido realizó un paralelismo entre la violencia del síndrome del emperador y el maltrato a la mujer, y explicó qué errores y prejuicios debemos evitar para que la ayuda pueda prestarse de modo eficaz.