.

SANTANDER, 31 (EUROPA PRESS)

La profesora de la Escuela Nacional de Sanidad y jefa de la sección de Educación Nutricional del Instituto de Salud Carlos III, Consuelo López, y la directora del Centro de Enseñanza Superior de Nutrición y Dietética (CESNID), Pilar Cervera, han afirmado hoy en Santander que «desde que la mujer no cocina se come peor» y se han mostrado partidarias de que el «rol tradicional» que ejercía el ama de casa «lo asuma el grupo familiar».

«La presencia de una persona que en el hogar se ocupaba de la alimentación, resolvía muchas maneras de comer inadecuadas», explicó López en una rueda de prensa posterior a su intervención en el curso «Alimentación y salud: una visión crítica» de la Escuela de Nutrición «Francisco Grande Covián», organizado por la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Cantabria.

En este sentido, la especialista agregó que con la mujer como «figura de la alimentación tradicional española» se comía «con menos dinero, más variado y de forma más reglada». Por ello, concluyó que, en la actualidad, «se come peor» debido a las «circunstancias sociológicas que rodean el hecho alimentario».

«Se necesita que el grupo familiar se replantee el cambio», aseveró la experta, quien añadió que a pesar de que las familias han cambiado su estructura organizativa, «no puede ser que el rol que asumía únicamente la mujer, ahora no lo tenga nadie». «Ese papel hace falta», apostilló López, quien aseveró que es «algo que el individuo no puede obviar».

La profesora de la Escuela Nacional de Sanidad se refirió también a las posibles «estrategias» que fomenten un «cambio alimenticio». Entre ellas, destacó la «educación de la población» o «ganar para la causa» las empresas agroalimentarias con el fin de que «participen directamente en la mejora social de la alimentación del país».

Respecto a la estrategia de la educación, recordó que en la actualidad existe un «programa piloto» denominado PERSEO dentro de la Estrategia NAOS de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición del Ministerio de Sanidad y Consumo. Según dijo, este plan «pretende incorporar los conocimientos» alimentarios en el aula con el objetivo de que las nuevas generaciones «vayan limando las conductas alimentarias inadecuadas».

Por su parte, Cervera insistió en que existe «una tendencia a pensar» que los profesionales de la nutrición y la dietética «debemos decir a la gente lo que tiene que elegir», algo que, en su opinión, «sólo es cierto en situaciones de enfermedad». «Es el individuo el que debe responsabilizarse de su elección», aseveró.

Además, la directora de CESNID señaló que «hubo una época» en la que «no se hacía una buena elección porque la gente no tenía conocimientos suficientes». Sin embargo, en la actualidad, la población «está informada adecuadamente» y por ello, hoy en día, «lo importante es la responsabilidad personal».

Por último, indicó que «estamos en un ámbito» en el que hay «incongruencias sociales». Así concretó que, por un lado, se incide en que «debemos vigilar qué comemos y tener el peso adecuado» y, sin embargo, «la oferta alimentaria es muy grande». «La respuesta es comer de todo, pero poquito», concluyó.