.

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

En el período inmediatamente anterior a la incorporación a la rutina escolar los niños pueden sufrir el denominado “síndrome de la normalidad” –equivalente infantil del “síndrome posvacacional” adulto–, que les provoca hastío, cansancio y ansiedad, llegando en algunos extremos a “casos depresivos”, según informó hoy el director de Programas Médicos de Sanitas, el doctor Ignacio Ferrando.

Si muchos de los adultos no se libran de sufrir el llamado “síndrome posvacacional”, “a nadie debería extrañarle que para muchos niños también resulte estresante volver de nuevo al colegio”, comentó. La razón está en que la “vuelta al cole” “conlleva una adaptación progresiva que supone un gran esfuerzo físico y psíquico para los más pequeños de la casa”, señaló este experto.

En opinión del doctor Ferrando, es muy importante tener en cuenta que “la depresión en niños y adolescentes no suele evidenciarse a través de la tristeza sino a partir de actitudes irritables y agresivas, por lo que entender al niño y saber cómo ayudarle es básico para combatir este tipo de problemas”.

Para evitar este trastorno, lo más recomendable es hacer que los niños vuelvan a la rutina normal unas pocas noches antes de que comience el colegio y no dejarles que trasnochen o que realicen alguna actividad que les haga más difícil volver a la rutina.

Asimismo, también es conveniente que se involucren en alguna actividad física al finalizar la tarde, en lugar de ver la televisión o de jugar con el ordenador. “Se les puede sugerir por ejemplo que vayan a dar un paseo en bicicleta por el parque, ayuden a hacer la compra o vayan a la biblioteca para ayudarles a mantener los niveles de energía y a reducir el estrés”, apuntó el doctor.

Respecto a los padres, el director de Programas Médicos de Sanitas recomienda evitar sumirse en la irritabilidad o el estrés por el “síndrome posvacacional”, ya que esto “influye negativamente en la confianza que los hijos depositan en los padres”, subrayó.

No obstante, para no cargar con todo el peso de las tareas de la “vuelta al cole” “no viene mal delegar tareas relacionadas en amigos cercanos o familiares como ciertas compras o llevar o recoger a los niños al colegio”, afirmó Ferrando.