.

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

El fracaso escolar en España se sitúa en el 30,8 por ciento tras crecer casi un 16 por ciento desde 2000, fecha en que se tienen datos, y un 8 por ciento en los últimos dos años, según un artículo de la revista «Magisterio» recogido por Europa Press.

Este fenómeno, que afecta ya a 135.000 jóvenes al año, se distribuye de manera distinta por las diferentes comunidades autónomas y afecta hasta un 14 por ciento más a los hombres (37,6%) que a las mujeres (23,6%).

Las comunidades con mayor fracaso son Ceuta (52%), Comunidad Valenciana (39,7%), Baleares (38%) y Melilla (37,5%). Las que menos, Asturias (16,5) y País Vasco (17%), seguidas por Navarra (22,3%), Cantabria (22,4%) y Castilla y León (22,5%), según datos de 2006 elaborados a partir de estadísticas del Ministerio de Educación, Política Social y Deporte y del Instituto Nacional de Estadística (INE).

La peor evolución la registran la Comunidad Valenciana (con un aumento de 14,4 puntos más desde 2000 al 2006), Andalucía (con 7,3 puntos más), Ceuta y Aragón (con 4,5 puntos), que son las únicas comunidades que están por encima de la evolución media española (4,2 puntos).

Por contra, Melilla, que ha reducido su fracaso escolar un 10,2 por ciento entre 200 y 2006, Murcia, que lo redujo en ese periodo de tiempo un 3,1 por ciento y Cantabria con una disminución del 1,4 por ciento registran los mejores datos.

EVOLUCIÓN EN UN AÑO

De 2005 a 2006, Navarra ha empeorado 4 puntos, la Comunidad Valenciana, 3,9; Castilla-La Mancha, 3,4; Aragón, 3,3; Madrid, 3,1; Ceuta, 1,9; Asturias, 1,7; Castilla y León, 1,5; Galicia, 1,2; Canarias, 0,8; País Vasco, 0,4; Rioja, 0,2.

En ese año, Baleares fue la única comunidad que se mantuvo, mientras que las que mejoraron fueron: Melilla (4,8%), Andalucía (0,8%), Murcia (0,8%), Cantabria (0,6%) y Extremadura (0,4%).

Por sexos, 14 puntos separan el 37,6 por ciento de fracaso de los chicos del 23,6 por ciento de las chicas. Además, nueve comunidades tienen un fracaso escolar masculino por encima del 40 por ciento, mientras que sólo cuatro tienen un fracaso escolar femenino por encima del 30 por ciento.