.

La incontinencia puede provocar incluso que “las mujeres se nieguen a mantener relaciones sexuales por miedo a ser rechazadas”

MADRID, 15 (EUROPA PRESS)

Cerca de un 30 por ciento de las mujeres que sufren incontinencia urinaria de esfuerzo, escapes de orina producidos mientras se hace ejercicio o provocados por un acceso de tos o un estornudo, consume antidepresivos, debido en gran medida al “impacto brutal” que produce este trastorno sobre la calidad de vida y las relaciones sociales de las afectadas, informó hoy la Asociación Española de Urología (AEU).

Aproximadamente la mitad de las mujeres tendrán un problema de incontinencia en algún momento de su vida, según datos de la AEU. “La incontinencia de orina es más frecuente entre las mujeres que entre los hombres, pudiendo presentarse por esfuerzo, por urgencia –sensación de una menor capacidad de almacenamiento de orina en la vejiga y visitas al cuarto de baño más frecuentes–, o por la combinación de ambas, conocida como incontinencia urinaria mixta”, explicó el tesorero de la AEU, el doctor José Manuel Cózar.

Entre las mujeres jóvenes, “la incontinencia puede conllevar que dejen de realizar ejercicio físico e incluso que se nieguen a mantener relaciones sexuales por miedo a ser rechazadas por su entorno o por sus parejas”, comentó el doctor.

Asimismo, “cuando se habla de este problema en mujeres más mayores no se debe asociar el escape de orina a los trastornos típicos de la vejez, la incontinencia tiene solución y no se deben asumir sus consecuencias en silencio”, aseveró.

LA INCONTINENCIA NOCTURNA INFANTIL DEBE CONSIDERARSE UNA ENFERMEDAD

Respecto a la incontinencia urinaria en los niños, conocida como “enuresis nocturna”, el especialista recomendó llevar al niño al médico si “el problema persiste”, ya que es importante descartar que el trastorno tenga “una base orgánica”. “En ciertos casos la incontinencia puede estar provocada por una alteración neurológica en la espina bífida y la única forma de detectarla es acudiendo al urólogo”, señaló.

“En ningún caso se debe castigar al niño por hacerse pis en la cama, el niño tiene una enfermedad, y si no tiene base orgánica lo más recomendable es llevarle al psicólogo para poner fin al problema, no regañarle por un problema que él no puede controlar”, aseguró el doctor.

Para conseguir que estos y otros trastornos urinarios no sean “motivo de vergúenza” y se acuda al especialista al notar los primeros síntomas, la AEU en colaboración con la Asociación Europea de Urología celebra desde hoy y hasta el día 19 de septiembre la Semana Urológica Europea.

Uno de los principales objetivos de esta campaña es recordar que “mucha más gente de la que se piensa sufre incontinencia, un trastorno del que a casi nadie le gusta o le resulta fácil hablar, ya que supone un problema social e higiénico que limita significativamente la calidad de vida de los afectados”, afirmó el doctor Cózar.