.

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

Las amas de casa son tres veces más propensas a desarrollar un trastorno de obesidad que las mujeres que trabajan fuera del hogar, según revelan los datos de un estudio elaborado por Nutrición Center a más de 2.000 mujeres españolas con edades comprendidas entre los 30 y los 45 años.

El metabolismo basal –gasto energético diario– de las amas de casa disminuye más durante el día que entre las ejecutivas porque estas últimas siguen un ritmo de actividad “más constante” que les permite quemar un mayor número de calorías. Asimismo, “quienes trabajan fuera de casa ingieren también menos calorías al hacer comidas más ligeras”, informaron los responsables del estudio.

En este sentido, según la encuesta el 62 por ciento de las amas de casa españolas tiene un metabolismo basal por debajo del estimado como “ideal” para su edad, peso, altura, porcentaje de grasa y músculo. Es decir, tienen un metabolismo basal “lento y envejecido”, señal “inequívoca” de la existencia de un déficit de masa muscular y de una vida “poco activa” en cuanto a deporte se refiere, apuntaron.

Por su parte, sólo el diez por ciento de las mujeres que trabajan fuera del hogar tiene un gasto energético diario “por debajo del recomendado”. La muestra estuvo compuesta por un grupo de 1.000 mujeres dedicadas “en exclusividad” a ser amas de casa y otro grupo de 1.000 mujeres que combinaban las labores propias del hogar con el trabajo fuera de casa.