.

MADRID, 16 (EUROPA PRESS)

FACUA-Consumidores en Acción denunció hoy ante el Instituto Nacional de Consumo (INC), dependiente del Ministerio de Sanidad y Consumo, la venta de juguetes peligrosos que aumentan su tamaño hasta un 600 por cien al entrar en contacto con el agua lo que supone un riesgo de asfixia y lesiones gastrointestinales si un niño ingiere un pedazo.

Según explica la asociación, estos juguetes se presentan sueltos o en el interior de contenedores en forma de huevos, jaulas o peceras, y sus dimensiones aumentan hasta un 600 por cien al permanecer entre 24 y 72 horas en un líquido.

FACUA advierte del peligro que implica el hecho de que un niño ingiera un pedazo –ya que se pueden arrancar fácilmente– pues al entrar en contacto con la saliva o los jugos gástricos, pueden causar asfixia y otras lesiones gastrointestinales.

La asociación, que reclama a Consumo la inclusión de estos productos en la red de alerta de productos no alimenticios peligrosos de la Comisión Europea (Rapex, por sus siglas en inglés), ha localizado en España catorce de estos juguetes.

Tres modelos se encuentran en establecimientos tipo bazares, presentados como «Crocodile Egg», «Duck Egg» y «Dinosaur Egg» (huevos que contienen las figuras de un cocodrilo, un pollo y varias especies de dinosaurios) y en cuyo etiquetado no aparece el nombre del importador.

Los otros once aparecen comercializados en España por la empresa británica Puckator a través de su tienda minorista «on line» Cuco Regalos y de su mayorista Puckator. Se trata de Grow A Leprechaun (un duende), Colored Growing Ocean World (peces en una pecera), Alien Embryo, Growing Alien (ambos con extraterrestres), Growing Skeleton (un esqueleto), Growing Monster Family (un monstruo que sale de un ataud), Chicken Egg (un huevo con un pollo), Snake Egg (un huevo con una serpiente), Magic Dinosaur Growing (un dinosaurio) y otros dos modelos de huevos con dinosaurios etiquetados como Hatch»em.

Según la normativa europea sobre seguridad de los juguetes en relación a sus propiedades mecánicas y físicas, éstos no deben aumentar su tamaño en más del 50 por ciento si están fabricados con materiales expansibles.

FACUA también ha presentado su denuncia ante las autoridades de Consumo de la Comunidad de Madrid –donde Puckator tiene su sede social– y la Junta de Andalucía, al haber localizado tres de los productos en Sevilla.