.

BRUSELAS, 19 (EUROPA PRESS)

La Comisión Europea aseguró hoy que no existe peligro de entrada de leche contaminada procedente de China, puesto que la Unión Europea no importa productos lácteos del país asiático. No obstante, Bruselas sí ha pedido a los Veintisiete que intensifiquen los controles fronterizos para todos los productos chinos, para evitar cualquier tipo de «fraude».

La portavoz comunitaria de Salud, Nina Papadoulaki, explicó este viernes en rueda de prensa que «China no dispone de un plan de control de residuos aprobado para la exportación a la UE» de este tipo de productos y, por tanto, no puede introducir productos lácteos en el mercado comunitario.

A pesar de estas circunstancias, la comisaria de Salud, Androulla Vassiliou, ha pedido a su departamento que «contacte con las autoridades chinas para solicitar mayor información» sobre el caso.

Al menos cuatro bebés han fallecido en el país asiático y otros 6.200 han desarrollado piedras en los riñones o algún otro tipo de problema debido al consumo de leche adulterada con melamina. La cifra oficial de bebés afectados se mantiene congelada desde hace dos días y podría aumentar drásticamente de un momento a otro.

Las pruebas realizadas a la leche a la venta en China después de que estallara el escándalo reflejan que alrededor del 10% de las muestras de las dos principales empresas del país contenían melamina.

SEGURIDAD EN PRODUCTOS DE CONSUMO

Precisamente este viernes, representantes de China, Estados Unidos y Unión Europea participan en un encuentro de una semana sobre los mecanismos existentes para garantizar la seguridad de los productos de consumo.

La iniciativa, que se celebra en Pekín, abordará especialmente los requisitos de seguridad exigidos por Estados Unidos y los países de la Unión Europea para la exportación de productos de consumo a sus mercados. El objetivo es garantizar la seguridad en toda la cadena de abastecimiento de estos artículos.

El director general de Salud y Protección al Consumidor del Ejecutivo comunitario, Robert Madelin, forma parte de la delegación europea que se ha desplazado a China y aprovechará el viaje para discutir el caso de la leche infantil adulterada con las autoridades chinas, precisó Bruselas en un comunicado.