.

MÁLAGA, 29 (EUROPA PRESS)

La introducción de sistemas de monitorización domiciliaria, que permiten la transmisión de datos de forma ambulatoria y sin tener que acudir a la consulta, así como su potencial para detectar precozmente las arritmias cardiacas o descompensaciones de insuficiencia cardiaca, representan dos de las principales ventajas de estos dispositivos, según sostienen expertos del Hospital Xanit de Benalmádena (Málaga).

En concreto, los sistemas de monitorización domiciliaria consisten en una terminal, similar a un teléfono móvil, que se coloca en un lugar accesible en el domicilio del paciente. A una hora prefijada, el desfibrilador o el marcapasos envía de manera automática y sin ninguna intervención por parte del paciente los datos requeridos.

Gracias a este aviso, el médico es alertado de los eventos más importantes que pueda sufrir el enfermo, ya sea mediante correo electrónico, fax o SMS a su teléfono móvil, según destacó hoy en una nota el citado hospital. Una vez avisado, el médico revisa la información a través de una página web segura.

Las principales ventajas del sistema de monitorización remota residen en la “disminución de visitas médicas al hospital, tanto programadas como urgentes”, apuntó el director médico del Hospital Internacional Xanit, Sergio Mejía, quien también aludió a una “mayor seguridad para el paciente, derivada de un control diario de los parámetros del dispositivo, así como en la detección precoz de potenciales fallos del marcapasos o del desfibrilador”.

Esta tecnología, implantada por este centro entre sus pacientes portadores de marcapasos y desfibriladores, es además “poco susceptible a interferencias”, agregó. Habitualmente, el funcionamiento de marcapasos y desfibriladores implantables se ha controlado mediante intervalos regulares de tiempo en la consulta del cardiólogo.