.

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advirtió hoy de que la mayoría de las principales marcas de cereales que se venden en España para el público infantil “sobrepasan con creces el límite aceptable” de azúcar, del que, en la mitad de los casos, no informan en el envase.

La OCU justifica esta afirmación en un estudio realizado en 10 productos internacionales de las marcas Kellogg”s y Nestle, y más de 11 productos con presencia en el mercado español que incluye las marcas Weetabix, Pascual y nueve marcas blancas o de distribución, que ha remitido a la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) y al Instituto Nacional de Consumo (INC).

Según este estudio, “la característica principal de todos los productos analizados es el exceso de azúcar” y la escasa presencia de fibra, aunque, como reconoce la organización de consumidores, los niveles de sal y grasa encontrados “no son excesivos, salvo en algún producto en concreto”.

Asimismo, la OCU también destaca que, pese a que la mayoría de las marcas proporcionan en los envases un listado de ingredientes correcto, sólo en la mitad de los productos se informa del contenido de grasa, azúcar y sal por ración, “muchos menos” facilitan información sobre el contenido de proteínas y fibra, y “lamentablemente sólo una marca da consejos de vida saludable”.

“ENSAÑAMIENTO” PUBLICITARIO

Por otro lado, la organización de consumidores critica la práctica generalizada entre las marcas de cereales de utilizar como reclamo regalos y juegos, y el “ensañamiento” con que se anuncian los cereales en la televisión. Así, la OCU ha contabilizado 168 anuncios de cereales para niños en una semana en las 6 principales cadenas de ámbito nacional.

La hora más cargada de anuncios de cereales para niños es entre las 9.00 horas y las 10.00 horas de la mañana. Los fines de semana es cuando más anuncios de este tipo se emiten. La organización considera que es fundamental inculcar “buenos hábitos en la infancia” y pide que las familias, escuelas, instituciones, fabricantes y publicistas se responsabilicen de ello.

Además, la OCU se une a la petición de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para que España aplique el código de Consumers International de comercialización internacional de alimentos para niños, cuyos objetivos son: prohibir la emisión de anuncios de alimentos poco saludables entre las 6.00 horas de la mañana y las 21.00 horas en radio y televisión y no promocionar alimentos poco saludables utilizando los nuevos medios de comunicación.

Asimismo, demanda no promocionar alimentos poco saludables en las escuelas, no incluir regalos, juguetes o artículos coleccionables que inciten a los niños a comer alimentos no saludables, no permitir el uso de personajes famosos, dibujos animados, concursos o regalos en la comercialización de alimentos poco saludables.