.

SEVILLA, 30 (EUROPA PRESS)

La Unión de Consumidores de España (UCE) reclamó hoy a las comunidades autónomas que refuercen sus inspecciones en el sector alimentario después de que diversas regiones, entre ellas la andaluza, hayan inmovilizado varios productos de origen chino que disponen en su composición de algún componente lácteo que podría contener melamina.

En este sentido, el secretario general de la UCE, Juan Moreno, consideró que la inmovilización de estas partidas “pone en evidencia” la necesidad de “reforzar” los sistemas de control e inspecciones alimentarias por parte de las comunidades autónomas.

“La presencia en el mercado de productos chinos que podrían estar contaminados implica la necesidad reforzar los sistemas de control e inspección que han sido transferidos a las comunidades, pero que en muchas ocasiones no cuentan con medios suficientes o personal especializado para poder realizarlos”, advirtió.

De igual modo, consideró “imprescindible” el que también se refuercen los controles e inspecciones en las fronteras, ya que, según opinó en una nota, “esta situación ya se dio con el aceite de girasol procedente de Ucrania y ahora nos encontramos con un caso similar que compromete la responsabilidad tanto de las autoridades europeas como de las estatales en materia de control sanitario de las importaciones”.

De hecho, sostuvo que la seguridad de los productos y servicios presentes en el mercado interior de la UE “constituye hoy una preocupación básica para el conjunto de los consumidores”, por lo que insistió que ésta “debe de ser en todo momento una prioridad absoluta para garantizar su correcta disponibilidad en el mercado”.

“La obligación genérica de no admitir ningún tipo de situación susceptible de causar lesión alguna o causar riesgo para la salud, la seguridad o integridad física de las personas, incumbe especialmente a los poderes públicos y al sector empresarial”, agregó el responsable de UCE, quien argumentó que dicha obligación “ha sido y es un imperativo permanente y esencial que ha tenido su inevitable reflejo en los diversos sectores del ordenamiento jurídico sistemáticamente incumplidos”.

Por todo ello, justificó que la situación actual “conlleva necesariamente una gestión aduanera y una rigurosa inspección del mercado”, que deberán realizar, respectivamente, “la Administración central y europea, y las comunidades autónomas”.

Por último, esta organización de consumidores recomendó a los usuarios que no adquieran “ningún producto alimentario de origen chino que pudiera contener leche en su composición”, tales como “chocolates, caramelos, pastas, comida preparada o bollería”.