.

La OMC presenta las Nuevas Guías de Buena Práctica Clínica sobre la importancia de los lácteos en la alimentación

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

El secretario de la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria, Javier Aranceta, señaló hoy que un 30 por ciento de la población de la tercera edad no ingiere las 3-4 raciones «aconsejables» de lácteos, mientras que un 10 por ciento de este segmento de la población no realiza «una ingesta adecuada» de este producto.

En el marco de la presentación de las dos nuevas Guías de Buena Práctica Clínica sobre la importancia de los lácteos en la alimentación –editadas por el OMC, el ministerio de Sanidad y Consumo y el Instituto Tomás Pascual–, Aranceta hizo alusión al «déficit alimenticio» que sufren los mayores, acentuado por la inactividad física.

En la misma línea, el vicesecretario del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (OMC), Francisco Toquero de la Torrre, indicó que «el deterioro de los sentidos del gusto y del olfato es algo normal en el proceso de envejecimiento de muchas personas». «Este es uno de los motivos por los cuales en la vejez se disminuye el deseo de alimentarse y por consiguiente se dejan de consumir nutrientes importantes para mantener el cuerpo sano», afirmó.

Toquero recordó que la dieta de los ancianos debe de tener entre 1.900 y 2.100 calorías diarias, y que debe caracterizarse por «un equilibrio de proteínas, grasas y carbohidratos, así como suficiente aporte de vitaminas y calcio».

En el caso de los lácteos, se trata de un alimento «fácil de consumir» que además posee «excelentes propiedades nutritivas». «A menudo los ancianos tienen dificultades de masticación (por falta de piezas dentarias) y de deglución, por lo que las recetas de comidas blandas a base de leche (croquetas, purés, cremas, natillas, flanes…) resultan especialmente indicadas», enfatizó.

Toquero insistió en la importancia de crear «desde la infancia el hábito de ingesta de lácteos, ya que favorecen que el niño tenga un esqueleto con huesos de calidad». «Además, está demostrado que el consumo elevado de calcio en forma de lácteos en los años que rodean a la menopausia disminuye la pérdida de densidad mineral ósea que se produce indefectiblemente tras la desaparición de las menstruaciones», aseguró.

GUIAS PRACTICAS

Los manuales presentados hoy en la sede de la OMC –«Guía de una Buena Práctica Clínica en requerimientos de lácteos en situaciones especiales: lactancia, adolescencia y embarazo» y «Guía de Buena Practica Clínica en Lácteos y Tercera Edad»– forman parte de una extensa colección que aborda el tratamiento de diversas patologías.

Según Toquero, el objetivo de estas guías es el de ofrecer formación e información» al médico de atención primaria ya que forman parte del proyecto «Por una atención primaria de calidad» en respuesta a las demandas tanto de los pacientes como de los médicos especialistas.