.

MADRID, 7 (EUROPA PRESS)

Doce ciudades españolas subieron el precio del billete sencillo de autobús por encima del Índice de Precios de Consumo (IPC), según el estudio comparativo de Facua-Consumidores en Acción presentado hoy.

El informe revisa las tarifas de los autobuses urbanos de treinta ciudades españolas, entre las que ha detectado diferencias de hasta el 165%.

Así, el precio del billete sencillo aumentó hasta el doble del IPC en seis de las ciudades analizadas, como es el caso de Ciudad Real (donde cuesta 0,90 euros, con un incremento del 20%), Castellón (0,85 euros, con una subida del 13,3%), Alicante (1,10 euros, con una subida del 10%), Sevilla (1,10 euros, 10%), Granada (1,10 euros, 10%) y Adeje (1,25 euros, 8,7%).

Barcelona es la ciudad con el precio de billete sencillo más caro, con un coste de 1,30 euros; por delante de Adeje (Tenerife) con 1,25 euros, y Valencia (1,20 euros). En el lado opuesto, las ciudades más baratas son Logroño (con un importe de 0,56 euros), Cuenca (0,70 euros) y Huelva (con 0,80 euros).

Ciudad Real es el municipio donde la subida de este tipo de billete ha sido mayor este año, con un 20%, seguida de Castellón con un 13,3%, y de Alicante, Granada y Sevilla con una subida del 10%.

En el caso de «bonobús» o tarjeta recargable sin trasbordo, Ciudad Real también es la ciudad donde se registra el mayor incremento, al pasar de los 4,30 euros que costaba en 2007 a los 5 euros actuales. En este aspecto, la localidad más cara es Palma de Mallorca, con 8 euros, mientras que las más económicas son Ciudad Real, Huelva y Sevilla, con un bonobús de 5 euros en todos los casos.

Respecto a los bonobuses o tarjetas recargables con trasbordo, Alicante experimentó una mayor subida, al pasar de los 5,50 euros a los 6,50 euros por diez viajes. En cuanto a las ciudades más caras aparecen Murcia, por cuarto año consecutivo, con 10 euros; seguida de Barcelona, con 7,20 euros. En el lado contrario, las ciudades más económicas son Salamanca, con 4 euros por diez viajes y Logroño, con 4,27 euros.

Por último, la tarjeta mensual –que poseen trece de las ciudades analizadas– cuesta una media de 32,09 euros, un 4,7% por encima de los 30,65 euros de 2007. Estos precios difieren hasta un 165% entre las ciudades al oscilar desde los 46,25 euros de Barcelona hasta los 17,45 euros de Salamanca.

Por todo ello, Facua demanda a los ayuntamientos que las asociaciones de consumidores participen en las decisiones que afecten a la calidad y las tarifas del sector, por lo que reclama la entrada en los consejos de administración de las empresas públicas de autobuses.