.

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 10 (EUROPA PRESS)

Los jóvenes tienen más probabilidades de fumar si viven rodeados de fumadores, según un trabajo realizado por la Catedrática de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), Beatriz González López-Valcárcel, publicado recientemente en el «Journal of Health Economics», informó hoy la institución universitaria en un comunicado.

El trabajo de investigación hace referencia a los efectos en los jóvenes de la convivencia con familiares fumadores y en la probabilidad de que los más jóvenes acaben siendo fumadores. Así, muestra que la probabilidad aumenta un 7,6 por ciento por cada familiar fumador y disminuye un 3,5 por ciento por cada familiar no fumador.

Del proyecto también se extrae que si un joven interpreta que fumar es sano, socialmente aceptable y no adictivo, concluye que es atractivo sólo por el hecho de ver a un gemelo fumando. En ese caso, si se considera atractivo hay un 37 por ciento de posibilidades de que el gemelo de un fumador, también se inicie en el hábito. Pero si fumar se considerara algo rechazable las posibilidades de no caer en el hábito aumentan al 74 por ciento.

El trabajo ha sido realizado, en colaboración con el Massachusets Institute of Technology (MIT) de Estados Unidos, a estadounidenses de entre 15 y 24 años. Los datos analizados se han obtenido de encuestas públicas americanas, con una muestra total de casi un millón de personas, de las que aproximadamente 120.000 son adolescentes.

De esta manera, López-Valcárcel explicó que se ha analizado el «contagio» de estilos de vida que puede producirse mediante interacción social, por lo que se ha tenido en cuenta a hermanos adolescentes que influyen unos en otros a la hora de iniciarse en el hábito de fumar.

La catedrática también manifestó que «la sabiduría popular de que una manzana podrida pudre el cesto, pero una manzana sana no contagia la falta de podredumbre, y, por tanto, los malos ejemplos de fumadores en casa tienen más influencia que los buenos ejemplos».