.

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

La Unión de Consumidores de España (UCE) y la asociación de Fabricantes e Importadores de Calefacción por Acumuladores Eléctricos (FICAE) consideran que, si no se acometen las modificaciones necesarias, el recibo de la luz se encarecerá en hasta 500 euros al año para los usuarios con tarifa de discriminación horaria, que desde el pasado 1 de julio sustituyó a la tarifa nocturna.

Junto a esto, UCE considera que el Ministerio de Industria sigue sin aclarar las causas de los cambios aplicados en la tarifa nocturna, a los que considera «la mayor anulación contractual impuesta por decreto en España».

Los usuarios afectados deben realizar modificaciones en su instalación, entre las que figuran reducir la potencia necesaria en sus acumuladores o instalar un circuito de alternancia de la carga de los aparatos, indican UCE y FICAE. De esta forma el usuario reducirá al mínimo la potencia que se contrate y además se obligará a consumir preferentemente en horas «valle».

El presidente de FICAE, Vicente Callejas, explicó que el cambio de la resistencia tiene un coste aproximado de 300 euros, mientras que el establecimiento del doble circuito cuesta 350 euros aproximadamente.

UCE recuerda que estas modificaciones deben ser realizadas por profesionales cualificados y advierte de que «si no se realiza ninguna de estas modificaciones se generará un sobrecoste en el consumo eléctrico doméstico de aproximadamente de 500 euros anuales».

UN 50% MÁS CARO.

UCE considera que el recibo de la luz podría encarecerse un 50% con el encendido de calefacciones por parte de los usuarios de la nueva tarifa con discriminación horaria, que eleva las penalizaciones al consumo en hora «punta» pese a ampliar el número de horas «valle».

Por este motivo, tanto la organización de consumidores como FICAE han puesto en marcha una campaña informativa dirigida a 1,1 millones de familias para informarles de la aplicación de los cambios introducidos por el Ministerio de Industria.

El portavoz de UCE, Dacio Alonso, se preguntó cómo es posible que todavía el Ministerio de Industria no haya dado todavía una explicación a los usuarios acerca de la desaparición de la tarifa nocturna. «Es la mayor anulación contractual realizada en España e impuesta por decreto, lo que supone una clara vulneración de los derechos de los afectados», afirmó.

«Todavía estamos esperando una explicación o una campaña informativa sobre las consecuencias que para estas familias tendrá la desaparición de la tarifa nocturna», señaló antes de lamentar que «tampoco las compañías hayan dicho nada, ya que son las principales interesadas, puesto que verán cómo aumentan sus ingresos sin tener que ofrecer ninguna contraprestación a cambio».